El CV ciego o CV anónimo aparentemente no es muy distinto de cualquier otro. Sin embargo, omite algunos datos que sobran a la hora de contratar a un buen profesional. Si lo es, ¿qué importa su género, edad o nacionalidad? Lo que este tipo de hoja de vida laboral destaca son las competencias y la experiencia. Quedan fuera de plano los datos que podrían hacer que los reclutadores se dejaran llevar por sus prejuicios.

Así lo demuestran algunos estudios que han puesto el punto de mira en este tipo de sesgos en los procesos de selección. Uno de los más conocidos es el que publicó en 2012 la Universidad de Yale. Se trataba de evaluar la valía de dos candidatos para un puesto de responsabilidad. Los CV, inventados para la ocasión, eran idénticos en cuanto a logros y experiencia. La diferencia era que uno se llamaba John y la otra Jennifer. John consiguió que se le diera mayor puntuación que Jennifer y que se le asignara un sueldo un 13% más alto que el de ella. Este tipo de experimentos evidencian que la brecha laboral por cuestiones de género sigue siendo una realidad palpable en los procesos de selección.

El currículum ciego en España

En los últimos tiempos, Estados como Francia, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Suecia o Finlandia han llevado a cabo pruebas piloto para evaluar el funcionamiento del CV ciego y han terminado implantándolo.

En España, el año pasado la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad puso en marcha un proyecto piloto para determinar el éxito de este tipo de currículum en nuestro país. Los candidatos que enviaran sus CV a los procesos de selección debían identificarse con sus iniciales y apellidos. No tendría que figurar nacionalidad ni edad, y tampoco se debía adjuntarse foto. Un total de 78 empresas se sumaron a la iniciativa, entre las que figuraban compañías como Endesa, Ferrovial, Gamesa, IBM, Ikea o la Universidad Politécnica de Valencia.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, señaló tras los primeros meses de implantación que una de las empresas adheridas había conseguido incrementar la contratación de mujeres del 12% al 36%. Pasados seis meses, el número de empresas en el proyecto aumentó a 92 y los procesos a los que se había aplicado este tipo de selección fueron 3.000.

En enero de 2019 finalizará la fase de implantación del proyecto piloto y se evaluará cómo ha funcionado en conjunto la iniciativa.

Si te animas a usarlo, ¿cómo lo verán los reclutadores?

De momento, la iniciativa de admitir CV ciegos o anónimos parte de los empleadores. Es una medida que se suele enmarcar dentro de las políticas de responsabilidad social corporativa de las empresas. Entre los candidatos, esta práctica no está extendida todavía. Si envías este tipo de currículum, puede suceder que los reclutadores desconozcan este procedimiento y les resulte extraño.

En cualquier caso, tal como apuntábamos al inicio, el documento final no difiere demasiado del que habitualmente se emplea. Con frecuencia, se omite la nacionalidad y la edad, eso no sorprende demasiado a quien tiene que evaluar los CV. Lo que quizá sí le llame más la atención es que no incluya foto (aunque es una práctica común en países anglosajones) y el nombre con iniciales, pues no sabrán tu género.

En principio, para los muchos reclutadores que conozcan el CV anónimo, la impresión puede ser positiva, te mantienes al día del mercado laboral. En cuanto a los más despistados, salvo que estén buscando emplear el perfil de un género determinado, no tendría por qué causarles rechazo. Aun con todo, ten en cuenta que el proyecto de implantación está todavía en la fase inicial. Puede ser más prudente esperar al menos a que finalice y se difundan los resultados. Si quieres comenzar a preparar ya tu CV ciego, a continuación puedes descargar esta plantilla.