Para estar al día, necesitamos poder acceder a la información que nos interesa en el momento. Las plataformas de formación on line introducen cada vez más mejoras. Se ofertan muchos cursos en los que puedes disfrutar de clases en vivo y plantear tus dudas en el momento al profesorado o incluso a otros compañeros. También puedes asistir a eventos que se celebran en la otra punta del mundo en directo, hacer comentarios y postear el seguimiento al minuto.

Las clases o eventos streaming no son una reproducción de las clases a las que asistes en persona. Suponen una nueva forma de aprender con sus propias ventajas:

  1. Rompe las barreras geográficas y te da la posibilidad de asistir a las conferencias del gurú del momento en la materia que más te interesa. Cuando no es de acceso gratuito, los costes suelen ser mucho más asequibles porque los organizadores no tienen un aforo tan limitado.
  2. Tiene una forma de interactividad propia. Se apoya en redes sociales, donde puedes lanzar tus preguntas y que se contesten al momento o nada más terminar la clase o el evento, si hay turno de preguntas. En los cursos, a menudo cuentas con un chat para hacer comentarios con los compañeros al hilo de lo que va exponiendo el profesorado. Hay programas que permiten incluso compartir apuntes en el momento. Tú y todos los alumnos recibís al instante los archivos y material que se ha considerado oportuno para el desarrollo del aprendizaje. En algunas plataformas, puedes ver el progreso de tus compañeros y compararlo con el tuyo propio. La interactividad se gammifica: puedes añadir medallas o badges a tus méritos y acceder a incentivos por participación.
  3. Accedes sin tener que descargarte el video. Recibes paquetes de datos casi sin darte cuenta. Se almacenan de forma temporal y los vas consumiendo a medida que avanza el video. Además, puedes hacerlo desde cualquier dispositivo, ya sea desde tu móvil, una tableta o el ordenador. En el transcurso, la emisión se graba en un servidor, por lo que, en la mayoría de los casos, al día siguiente o a los dos días puedes volver a acceder al video y tomar apuntes más despacio o repasar conceptos que no te han quedado claros.

Hay que tener en cuenta que es una tecnología en desarrollo y todavía tienes que soportar algunos inconvenientes. Esto es lo que debes tener previsto antes de ponerte con el estudio:

  1. Intenta acceder al curso o evento un poco antes de que empiece o pocos minutos después. Si todo el mundo entra al mismo tiempo y no de manera escalonada a veces se bloquea el servidor de quien lo organiza porque intenta dar respuesta a un montón de peticiones a la vez.
  2. Ten a mano el correo o una forma de contacto con el servicio técnico. Se suele facilitar con las normas del curso. Si se te queda la imagen congelada o bien no se actualiza el chat con los nuevos comentarios, antes de correr a avisarles, prueba a refrescar la pantalla y, si no se soluciona, prueba a salir y entrar de nuevo. La mayoría de veces con estas sencillas medidas solucionas la incidencia en el momento y puedes continuar con tu aprendizaje.
  3. Puede que te llegue la imagen con retardo con respecto a la voz o que la veas con muy mala calidad. Por lo general, tiene que ver con el ancho de banda de quien organiza el curso o el evento. Si pasa con frecuencia, notifícalo cuanto antes, aunque a veces no hay una solución inmediata. En este tipo de cursos conviene hacer públicos los problemas técnicos para ver si es un problema nuestro o del emisor. También es una buena práctica contestar cuando a nosotros nos funciona perfectamente y a un compañero no. En tal caso, se hace patente que el problema es suyo y podrá intentar resolverlo cuanto antes.

Aprovecha los nuevos medios de aprendizaje y empieza a completar tu formación con eventos y clases en vivo a través de la red. Son un complemento ideal para tu camino profesional y una oportunidad de acceder a contenidos antes muy restringidos.