Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ya cubren prácticamente a todas las empresas de más de diez empleados. En general la actividad económica no se concibe sin la asistencia de dispositivos con conexión a Internet. Quizá no todos los trabajadores la necesiten para el desempeño de su actividad, pero sí es cada vez más imprescindible en aquellas que implican tareas administrativas, de gestión o márketing.  Y estas actividades son los mimbres en los que se sustentan las empresas.

Aunque cuesta imaginar qué actividades no requieren del uso de Internet, lo cierto es que la mayoría del sector empresarial español (un 40,8%) está nutrido básicamente por empresas de menos de diez empleados (no cuentan aquí las microempresas sin asalariados, que suponen un 55,1%). De estas, solo el 70,7% admite utilizar conexión a Internet en el día a día de su actividad.

El INE (Instituto Nacional de Estadística) ha presentado con cifras de qué forma las empresas españolas aplican el uso de las TIC gracias a su Encuesta sobre el uso de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y del comercio electrónico en las empresas.

Las empresas de más de 10 empleados suponen el 4,17% del sector empresarial

El 98,4% de las empresas de más de diez empleados dispone de conexión a Internet. Páginas web, uso de redes sociales e interacción con la Administración son los usos más habituales a través de este medio.

Una de las rutinas online que más se ha popularizado entre las iniciativas son las gestiones con la Administración pública. El 91,3% de las empresas que superan la decena de empleados utilizó Internet para gestionar papeleo con la Administración. Evitarse largas colas en Tesorería no tiene precio y, en cuanto la Administración ha abierto oficinas electrónicas, las empresas de este tamaño han utilizado el servicio de forma masiva. Por ejemplo, el uso de la firma digital se ha incrementado en siete puntos (del 68 al 75,1%) desde el año pasado a este.

El comercio electrónico experimenta una implementación lenta pero constante. En el año 2008 solo el 11,1% de las empresas vendieron sus productos por Internet. En el año 2015, el 20,1% de las empresas utilizó el e-commerce para dar salida a sus productos, lo que ha supuesto un volumen de 69.699,5 millones de euros. En crecimiento paralelo ha sido la compra a proveedores online. En 2008 el 20,3% de las empresas con más de 10 empleados compraba a través de Internet a sus proveedores. En 2015 el dato ha sido del 32,1%. El servicio que más ventas ha producido por este medio han sido los servicios de alojamiento, con un 80,4%.

Formación en nuevas tecnologías

La inversión en formación para dotar a la plantilla de conocimientos en TIC va en aumento conforme más empleados tiene la empresa. Solo el 23,4% de las empresas de más de 10 empleados apostaron por dedicar una partida a formar a sus empleados en tecnología de la información frente al 63,6% invertido por las empresas de más de 250 empleados.

El uso que hacen las empresas del potencial de las TIC es todavía tímido. Ámbitos  como el análisis del Big Data o el Cloud computing, servicios asistidos desde la nube, solo fueron explorados por las empresas en el 8,5% y el 19,3% respectivamente durante el primer trimestre de 2016.

Las comunidades con empresas más digitalizadas

La comunidad  autónoma cuyas empresas más utilizan las redes sociales para su actividad es la canaria. Lo utilizan un 47,5% de las empresas. La media del país está en el 42,9%.

Melilla es la ciudad que tiene menos páginas web de empresa. Y es curioso porque todas las empresas inscritas en la ciudad autónoma tienen conexión a Internet. Aún así, solo tienen página web un 56,4%, frente a, por ejemplo, Ceuta donde el 74,6% de las empresas ha diseñado una página para publicitarse en la red. O Aragón, que es la comunidad que más páginas webs de empresa aloja en servidores, con un 84,1%,  por encima de Cataluña (82,3%) o Madrid (80,8%).

Los principales datos que aquí nos ofrece el INE hacen referencia a tan solo el 4,17% del sector empresarial, que es el porcentaje que suman las empresas de más de diez empleados en España. Quiere esto decir que las micropymes tienen por delante mucho recorrido de mejora en cuanto a la digitalización, automatización de procesos y presencia online.