Chef y jefe de cocina son lo mismo, aunque no todos los profesionales del gremio están de acuerdo con esta equivalencia. Cada cocina es un mundo y las funciones pueden variar dependiendo del restaurante. Esta diversidad hace que la diferencia entre uno y otro término se reduzca a lo que para algunos es esnobismo y para otros es arte o tendencia. Nosotros vamos a considerarlos como sinónimos y te contamos las funciones y la formación que se requiere para dirigir una cocina.

Qué hacen los jefes de cocina o cuáles son las funciones de los chef

Entre las funciones que desempeñan alguien que se va a encargar de dirigir la cocina, se encuentran las siguientes:

  • Elaboran el menú. Esta práctica va a ser la que aporte la personalidad al establecimiento y se gane la confianza de la clientela. Además, una buena planificación repercutirá en la rentabilidad del servicio. Por otro lado, es la parte más creativa, especialmente cuando los chefs idean recetas propias.
  • Dirigen y coordinan al personal. Combinan horarios, reparten funciones, evalúan las habilidades, orientan y valoran la formación, proporcionan la adecuación al establecimiento… Tienen que estar pendientes de que el personal responda con eficiencia.
  • Atienden a las necesidades y el abastecimiento de la cocina. Mantienen contacto directo con los proveedores de la materia prima que se va a cocinar. Por otro lado, revisa la utilidad y el estado de las instalaciones, así como la conservación de los alimentos.
  • Supervisan el servicio. Cuando entran los clientes, todo debe estar a punto. Los jefes de cocina tienen una visión de conjunto que hace que las cosas funcionen de una manera integrada y que se dé una solución rápida a las incidencias que van surgiendo.

Prepárate para dirigir una cocina

Oportunidades de empleo

El mundo de la hostelería ha experimentado un auge importante en los últimos tiempos. Para bien o para mal, la imagen que se está exportando de nuestro país es la de un sitio donde pasar unas agradables vacaciones. La buena cocina desempeña un papel muy importante en esta propaganda. Contamos con muchos más cocineros de fama internacional que hace unas décadas.

Las oportunidades para encontrar trabajo como chef o jefe de cocina se han multiplicado. Son muchos los establecimientos hoteleros y los restaurantes que requieren esta figura para promocionar sus espacios y para dirigir con éxito sus cocinas. Por otro lado, la posibilidad de emprender y montar un negocio propio también es una buena salida, aunque conviene contemplar los riesgos que entraña.

Encontrar la oportunidad en el extranjero

España ha conseguido posicionarse internacionalmente en el mundo de la hostelería como sello de calidad culinaria. Esto supone la ocasión para cruzar fronteras y buscar la oportunidad de consagrar la carrera en el extranjero. Si acompaña una buena formación y referencias de los establecimientos donde has trabajado, mucho mejor. En este sentido, trata de no perder en ningún caso tu altura profesional trabajes donde trabajes, pues es lo que respalda tu credibilidad.

Formación y habilidades para llegar a dirigir una cocina

Empecemos por las habilidades. Para ser buen chef o jefe de cocina se requiere pasión y auténtica vocación. Las horas de trabajo a veces se acumulan y las jornadas no suelen ser tranquilas. En una cocina se trabaja bajo presión, por tanto, la templanza también es otra de las cualidades deseables. Como puesto de mando, se exige saber dirigir un equipo.

En el camino para labrarse una carrera como chef o jefe de cocina, la formación es determinante; aunque la experiencia, como en cualquier profesión, es muy importante. Sin embargo, solo con la experiencia es más difícil que te seleccionen para este tipo de puesto. Estos cursos pueden ayudarte a completar tus conocimientos y conseguir una titulación que aumente la valía de tu candidatura: