Si no temes al frío y quieres sumergirte en una cultura construida sobre una historia grandiosa, cuna de algunos de los escritores y artistas más universales explora las oportunidades que te ofrece un lugar como Rusia.

Este ha sido uno de los países protagonista indiscutible del escenario internacional durante todo el siglo XX. Está considerada una superpotencia a nivel energético siendo el primer exportador a nivel mundial de gas natural y el segundo en petróleo. Además, alberga en su territorio la cuarta parte de agua sin congelar del mundo.

Una economía basada en la explotación de sus recursos energéticos

La Federación Rusa es el país más extenso de la tierra, su población, más de 144  millones de personas, se concentran a lo largo de la extensa frontera con el norte de Europa y la occidental.

Las dos ciudades más importantes son Moscú (12.108.257 habitantes) y San Petersburgo (4.600.276 habitantes) donde la primera es la ciudad que más aporta al PIB de forma muy superior al resto de las regiones. Otras ciudades importantes son Novosibirsk, capital de Siberia o Ekaterimburgo, además de otras nueve ciudades que superan el millón de habitantes.

La economía rusa está fundamentada principalmente en su riqueza energética como el gas natural, el petróleo o la energía hidroelécrica.

Se trata de un país que está afianzando el desarrollo de una economía de mercado que atravesó una profunda crisis tras la desintegración de la Unión Soviética en el año 1991. El rápido crecimiento de una clase media que demanda productos de importación está provocando el florecimiento del sector de la distribución y el consumo en general.

Salarios modestos y una gran especialización

El salario medio mensual de los rusos es de 36.746 rublos, unos 528 euros, aunque dependiendo de la región, los salarios pueden descender hasta la mitad. El sector que proporciona mejores retribuciones es el de los productos derivados del petróleo o las actividades financieras. Hay que señalar que la bajada del precio del crudo provocó una situación de recesión en el año 2015 de la que se encuentran en proceso de recuperación. Curiosamente, esta circunstancia no provocó una caída del empleo si no que se atajó reduciendo la jornada laboral.

Mientras que en España la tasa de desempleo es del 16,55%, según los últimos datos, la tasa de desempleo para todo el territorio ruso es del 5,5%. En Moscú, el número de parados es muy bajo, es una ciudad cercana al pleno empleo, pero hay regiones donde el desempleo supone un problema, como por ejemplo, en el área del Cáucaso Norte, zona con graves conflictos territoriales y de subdesarrollo, donde el paro se eleva hasta el 11%.

El desempleo juvenil (15-24 años) en todo el país, siguiendo la tendencia a nivel mundial, es mayor alcanzando el 13,7%.

Cómo encontrar trabajo en Rusia

El perfil de los extranjeros en Rusia es muy técnico y especializado. Se trata, sobre todo, de ingenieros altamente cualificados. La geología, los minerales y los recursos energéticos en general son sectores interesantes que ofrecen oportunidades de empleo a los no nativos. También se puede encontrar un puesto de trabajo en las empresas españolas ubicadas en este territorio.

Otra de las opciones son las clases de español. Hay un gran interés por parte de los rusos de invertir en España. Las posibilidades de ejercer esta actividad van desde impartir clases particulares, muy valoradas por tratarse de nativos y en las que no hará falta tener una formación de docente a ser profesor en academias donde se exigirá una titulación específica para la enseñanza de nuestro idioma. Algo que hay que tener en cuenta es que el mercado de la enseñanza del español está muy saturado en ciudades como Moscú por la gran oferta de profesores de español provenientes de América Latina.

Seguramente el Mundial de Fútbol que se organiza este año ofrecerá oportunidades laborales tanto a locales como a foráneos. El sector turístico y la construcción de infraestructura deportiva o de transportes serán buenas oportunidades para conseguir un empleo.

La intensa burocracia rusa

Si quieres trabajar en este inmenso país tendrás que conseguir en primer lugar un visado de trabajo o de negocios y una invitación por parte de la empresa rusa que tendrá que estar acreditada por el Servicio Federal de Migración Ruso (SMFR). El permiso de trabajo podrá conseguirse previamente en los consulados rusos en el extranjero.

La burocracia en este país es compleja por lo que te recomendamos que gestiones con tiempo suficiente los permisos de trabajo y residencia. Aún así, la voluntad de modernizar el país está simplificando los trámites burocráticos de expedición de visados para facilitar la llegada de expertos extranjeros.

Condiciones de vida

Encontrar casa en las principales ciudades como Moscú es caro. Un apartamento con una habitación en el centro de la ciudad puede alcanzar los 1,500-2,000 euros mensuales. Es aconsejable que la vivienda esté cerca de una estación de metro ya que el tráfico se ha convertido en un gran problema con grandes atascos a cualquier hora.

Tener nociones de ruso será casi imprescindible para poder trabajar y desenvolverse en el día a día. Podrás utilizar el inglés si trabajas en una empresa multinacional pero es recomendable que antes de llegar hagas algún curso en el idioma nativo. Consulta nuestra oferta de cursos en este idioma.

Cuentan los españoles que viven en Rusia que las condiciones laborales son duras. Se trabaja intensamente por lo que hay que estar convencido de querer asumir ese reto.

Amplía información sobre Rusia en estos enlaces: