Una entrevista de trabajo es, sin duda, una situación tensa que puede estresar a cualquiera. Hay cantidad de errores que se pueden cometer. Nunca puedes tener todo bajo control, pero sí hay diez cuestiones con las que debes guardar un cuidado especial.

Error 1: Te falta información importante

Si no sabes nada de quién te entrevista o tienes lagunas en tu propio perfil, ya puedes empezar a estudiar. Trata de averiguar información sobre la empresa para la que pretendes trabajar: el tamaño, a qué productos o servicios se dedica, si tienen otras sedes… Por otro lado, revisa cada línea de tu CV y haz memoria de las funciones que desempeñaste en cada experiencia o de lo que aprendiste en cada curso.

Error 2: Mientes en tu experiencia

Hay cantidad de indicadores que denotan que una persona está mintiendo. Incluso si el entrevistador no sabe exactamente cuáles, terminará percibiendo que algo no cuadra. Esa desconfianza te hará perder todos los puntos. Si la mentira ya aparece en tu currículum, no hay mucho que puedas resolver en la entrevista. La próxima vez recuerda estos consejos para disfrazar lo que no interesa de tu CV.

Error 3: No has cuidado tu imagen

No se trata solo de ir vestido de una manera adecuada, aunque también. No debes destacar por dejadez: zapatos limpios, buen olor sin pasarse con el perfume, la ropa planchada, el pelo sin descuidar, las uñas limpias… Si tiendes a la extravagancia, rebaja un poco el nivel para la entrevista.

Error 4: No has cuidado las formas

También hay que estar pendiente del comportamiento. El apretón de manos que no sea ni demasiado flácido ni demasiado firme; intenta no extraviar la mirada, mira a los ojos de quien te entreviste sin que llegue a incomodarlo; modera el lenguaje, no seas excesivamente coloquial, pero tampoco emplees palabras grandilocuentes. En resumen, trata de actuar con educación, discreción y mesura.

Error 5: Llegas tarde

Este error te puede costar la candidatura. No hay escusa suficientemente buena para salvarlo. Hazte a la idea de que la cita es media hora antes y considera llegar allí con tiempo para merodear por los alrededores. Si el retraso es irremediable, intenta avisar antes de que se haga la hora que habéis acordado.

Error 6: Interrumpes al entrevistador o la entrevista

Guarda escrupulosamente el turno, no te adelantes para contestar la pregunta mientras la están formulando. Deja pasar incluso unos segundos antes de contestar para asegurarte de que está todo dicho. Las interrupciones son muy molestas. Apaga o silencia el móvil y no lo dejes sobre la mesa.

Error 7: Eres incapaz de controlar los nervios

Los nervios denotan inseguridad y no es conveniente mostrarlos demasiado, pero es peor contenerse tanto que termines tomando una actitud histriónica. Ensaya frente al espejo algunas posturas comedidas y ponlas en práctica cuando no sepas cómo colocarte. Consulta estos consejos sobre cómo manejar los nervios ante una entrevista.

Error 8: Descalificas empresas o a compañeros del pasado

El cotilleo está muy extendido, pero a nadie le gustan los cotillas. No tiene sentido mencionar aspectos negativos de tu experiencia anterior. Dará la impresión de que no sabes resolver conflictos o de que los generas, que es aún peor. Mantente en tu sitio y habla solo de ti.

Error 9: Preguntas por el sueldo

Estás en una primera toma de contacto con la empresa. Es conveniente que esperes a que el entrevistador saque el tema. No manifiestes que la motivación para acceder al puesto es económica. Tampoco es conveniente que trates de indagar sobre ventajas adicionales que ofrece la empresa y, sobre todo, no preguntes por el horario. Ya tendrás tiempo de enterarte de todos estos detalles.

Error 10: No preguntas nada de nada

Al final de las entrevistas es muy típico que te pregunten si tienes alguna duda que te puedan resolver. Es el momento de plantear, por ejemplo, cómo continuará el proceso de selección a partir de ese momento, si la oferta se refiere a un puesto de nueva creación o si es una sustitución, cuándo tienen pensado incorporar al nuevo trabajador, qué oportunidades de formación hay una vez formes parte de la plantilla, en qué lugar del organigrama de la empresa se encuentra el puesto al que optas o cuál es el mayor reto al que se ha enfrentado el departamento o la empresa.