¿Cuántos de vosotros no habéis tenido una idea, o varias, para mejorar nuestro presente? ¿Cuántos no habéis pensado que emprendiendo tal o cual acción lograríamos un mayor bienestar social para más gente? No se trata de grandes actuaciones, ni de que intervenga la ONU ni nada por el estilo, sino de cambios nacidos de la base, de la ciudadanía, que tengan calado social y ayuden a transformar nuestro entorno. Con esta filosofía, la Universitat Oberta de Catalunya ha puesto en marcha el concurso Challenge UOC&PLUGGED, que anima a las personas a combatir la crisis a golpe de creatividad. Más de 700 equipos se han apuntado, aportando otras tantas bombillas encendidas en el terreno de la educación, la salud, la wikieconomía, el urbanismo, las finanzas, la gobernanza, la comunicación, los recursos y el aprendizaje social.

Hay iniciativas sobre cómo enseñar a aprender y aprender a enseñar, un laboratorio de letras, un movimiento colaborativo de consumo y turismo responsable de proximidad… Por ahora, a punto de terminar la primera fase, son solo ideas. Algunas se irán quedando por el camino, otras se transformarán en anteproyectos. Al final, ocho, una por categoría, terminarán convertidas en proyectos y siendo protagonistas de un Festival del conocimiento. Un jurado popular, a través de la web, y otro de expertos, son los encargados de hacer la criba. Para ello valoran la utilidad, el impacto social, la viabilidad y la innovación de cada aspirante.

 

En total, 17 semanas de creación colectiva. Cuanto mayor recorrido tenga una idea en el concurso, con más posibilidades de formación, de asesoramiento y participación en talleres contará el equipo, que estará en contacto con empresas o instituciones que podrían terminar por hacer realidad ese pequeño o gran sueño. Los candidatos que no pasen el corte para la segunda fase se podrán adherir a alguno de los que sí lo hayan hecho. Los que continúen en la carrera, además, podrán unir fuerzas e ‘hibridarse‘ para crear una nueva propuesta. Terminarán quedando cinco finalistas por categoría. Y al final, los ocho ganadores, que tendrán más de un mes para presentar su idea, ya crecida y madura, en el mencionado Festival del conocimiento. Para ello contarán con la ayuda del mentor que los habrá acompañado durante la tercera fase del Challenge.

 

Repensar el entorno, reinventar el futuro. Con la menta abierta. Y optimismo, que buena falta nos hace…