Hay muchas interrupciones que terminan por romper tu tiempo de estudio. Desde el clásico wasap de uno de tus amigos que quiere quedar o hablar un rato hasta la típica notificación de Twitter que ves de reojo… Al final, te enredas. Esto, unido al ruido de los vecinos o de tus compañeros de biblioteca, a que no estás cómodo en el asiento y, en definitiva, a que te aburres estudiando, disminuye bastante la concentración. ¿Qué hace que te distraigas y qué te puede ayudar a mejorar la concentración?

Traza un plan contra las distracciones

No vale ser impreciso y excusarse en que, justo cuando te pones a estudiar, al mundo le da por seguir viviendo y te desconcentra. Estos tres pasos te ayudarán a tomarte más en serio la cuestión y hacerle frente:

  • Primero, observa. No te limites a decir que todo te molesta, anota en el momento lo que lo hace realmente. De esta forma podrás determinar si hay una hora a la que te puedes poner sin que te interrumpan tanto o si te merece la pena cambiar los días que vas a la biblioteca o pensar en mudarte de biblioteca incluso.
  • Segundo, mide. Es importante que sepas cuánto tiempo efectivo te pones a estudiar. No te quedes en decir que te has pasado todo el sábado estudiando, anota cuándo te sientas y cuándo te levantas. Hazlo durante un tiempo, conseguirás determinar las horas reales que dedicas al estudio y esto te ayudará a programarte mejor.
  • Tercero, pon solución. Una vez has encontrado las causas que impiden que te concentres y que sabes el tiempo efectivo del que dispones, es el momento de que diseñes una estrategia para mejorar tu forma de estudio. Estos trucos y consejos te servirán de guía.

Para ayudar a concentrarse

En otras ocasiones ya te hemos hablado de técnicas que te ayudarán a concentrarte, ya sea en los estudios o cuando trabajes. Adquiere la costumbre de ponerlas en práctica y evita los ladrones de tiempo.

Una buena forma de crear el mejor ambiente para potenciar la concentración es escuchar la música más apropiada para estudiar. Otro recurso muy útil es emplear apps que te ayuden a evitar distracciones y a aprovechar mejor el tiempo de estudio:

  • Utiliza la técnica del pomodoro. Consiste en establecer periodos de descanso de 5 minutos cada 25 minutos de estudio. Divide el temario y concéntrate en terminar una parte en esos 25 minutos. Ponerte un objetivo te ayudará a no perder la atención. Los 5 minutos de descanso los dedicarás a las tareas que te suelen distraer (como contestar un wasap o ir a baño). Aplicaciones como Tomighty para ordenador, ClearFocus para Andoid o Pomodoro Time para iOS te asistirán en este método.
  • Impídete la entrada a webs y aplicaciones que te distraen en esos 25 minutos. SelfControl para iOS bloqueará lo que le indiques, hasta tu cuenta de correo si es necesario, y durante el tiempo que determines. Para Android puedes emplear Focus Out Distractions, que te permite seleccionar las aplicaciones que no quieres que estén activas durante un intervalo de tiempo.