Al igual que muchos de los que leéis este blog, yo también estoy desempleada, pero dedico parte de mi tiempo a colaborar como voluntaria en el área sociolaboral de una ONG. En la Fundación Balia, que es donde colaboro, impartimos talleres de búsqueda activa de empleo en los que enseñamos a los usuarios cómo realizar una búsqueda eficaz y les dotamos de las herramientas y de los recursos necesarios para que puedan desenvolverse en esa situación. Son talleres gratuitos de 12 horas de duración que organizamos mensualmente debido al elevado número de desempleados que los necesitan.

Actitud positiva y proactividad

En ellos intentamos transmitir a los alumnos motivación y confianza y les mostramos la importancia de una actitud positiva, ya que no hay más remedio que seguir adelante. También insistimos en otros aspectos fundamentales, como son que se planteen la búsqueda de trabajo como un trabajo en sí mismo, porque en el fondo lo es, y además bastante duro, y que sean proactivos (esa cualidad que tanto se demanda hoy en día y que consiste en anticiparnos y no esperar a que algo suceda). Así pues, les recalcamos que nada de limitarse a mirar las ofertas que se han publicado ese día en las oficinas de empleo o en los portales de internet, sino que tienen que ir bien atentos buscando posibles oportunidades y ofreciéndose directamente a las empresas que les interesen.

Autoconocimiento

Entonces el primer paso es hacerles ver que antes de empezar a buscar tienen que conocerse a sí mismos. Cada uno tiene que ser capaz de identificar qué sabe hacer, qué le gusta, cómo es a nivel personal y qué es lo quiere hacer. Éstas son cosas que uno no se para a pensar todos los días, pero a la hora de buscar trabajo y de ver a qué nos vamos a dedicar son sumamente importantes, porque hay que ser realista y reconocer para qué sirve cada uno y qué le interesa hacer. No sirve de nada buscar trabajo “de cualquier cosa” sin tener claros estos conceptos, ni tampoco mirar aleatoriamente en esta u otra página porque al final resulta una pérdida de tiempo y sólo nos lleva a la frustración.

Planificación

Una vez que se han trabajado las cuestiones relativas al autoconocimiento, entonces es cuando pasamos a planificar la búsqueda. Aquí ya podemos empezar a crear la agenda, en la que vamos detallando nuestras acciones y organizando nuestro día a día como si fuera una jornada laboral. También les enseñamos las diferentes vías donde pueden encontrar trabajo, ya que muchos de los usuarios no las conocen, y les facilitamos recursos, direcciones de empresas, de entidades que les pueden dar formación gratuita o incluirles en sus bolsas de empleo, etc.

Currículum, carta y entrevista

A continuación, en el aula de ordenadores enseñamos a los alumnos a hacer su currículum y una carta de presentación y les mostramos diferentes páginas en las que pueden insertarlos o poner un anuncio. La redacción del currículum es un tema en el que nos detenemos bastante ya que es nuestra única herramienta para conseguir una entrevista. Un currículum mal hecho nos descarta totalmente del proceso. Por ello, hay que saber qué contar y cómo contarlo. Y aquí, para orientar a los usuarios y ayudarles en este análisis, tenemos un profesional jubilado que en su día fue Director de Recursos Humanos y que colabora voluntariamente en los talleres. Él nos aporta su dilatada experiencia y su visión como seleccionador, y es también el encargado de las simulaciones de entrevistas, que son el último punto del curso. Así, intentamos hacer el taller lo más práctico posible con entrevistas muy realistas, como las que se hacen en las empresas, y les entrenamos para cuando tengan la posibilidad de hacerlas.

Con todo esto, el equipo de trabajadores y de voluntarios de la fundación aportamos nuestro granito de arena para intentar mejorar las posibilidades de inserción de todos nuestros usuarios y esperamos que en breve todos aquellos que estamos buscando trabajo obtengamos la oportunidad que necesitamos.