Tener reconocimiento a nivel mundial antes de cumplir 20 años es algo común en el mundo tecnológico. El caso de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, es el ejemplo de que ya no es necesario haber desarrollado una carrera profesional llena de experiencia para alcanzar el éxito en los negocios o en el mundo del conocimiento.

Talentos de menos de 15 años

Tanmay Bakshi tiene solo 13 años y ya forma parte de la plantilla de IBM Watson, el sistema de inteligencia artificial capaz de responder preguntas en lenguaje natural.

Este niño nacido en Nueva Delhi pero criado en Canadá comenzó a programar a los cinco años siguiendo el ejemplo de su padre que se ganaba así la vida. Con nueve años ya había desarrollado dos apps.

No puede decirse que el mérito del gran desarrollo de su talento esté relacionado con alguna metodología educativa revolucionaria, o quizás sí. La cuestión es que Tanmay ha sido educado en casa dentro de la corriente pedagógica conocida por homeschooling que apuesta porque la formación de los niños se haga principalmente en el contexto familiar evitando insertarlos en el sistema público o privado de educación.

Este genio precoz difunde todo su conocimiento en su propio canal de Youtube, Tanmay teaches, donde enseña programación, habla de inteligencia artificial, algoritmos, matemáticas y ciencias en general. Para que podáis disfrutar del encanto de Tanmay te recomendamos que eches un vistazo al vídeo en el que convierte el número 25, número decimal, a código binario, la base del lenguaje informático.

 

Otro ejemplo de talento adolescente lo encontramos en la futura astronauta Alyssa Carson, una joven de dieciséis años de Luisiana a la que la NASA ya está entrenando para ser la primera persona que pisará el planeta Marte. La agencia espacial estadounidense tiene previsto enviar su primer vuelo tripulado al planeta rojo en el 2030 y ella quiere formar parte del equipo que comandará ese viaje.

Alyssa ha participado ya en tres de los campamentos formativos que organiza la agencia para preparar a los astronautas y habla con fluidez español, chino, francés e inglés. Y no solo se ocupa de formarse  si no que además da conferencias por todo el mundo mostrando su determinación y animando a los jóvenes a ser motores de cambio.

La jovencísima emprendedora Asia Newson, de catorce años, creó a los cinco años su primera empresa de velas artesanales. Se ha convertido así en la empresaria más joven de Detroit, su ciudad natal. Su empresa Super Business Girl tiene previstos unos beneficios de 100.000 dólares para este 2017.  Asia se dedica además a predicar con su ejemplo y enseñar a niños a ser emprendedores y ganar su propio dinero.

Niños que trabajan sin opción a la educación

El talento de estos niños ha podido desarrollarse gracias a que se han criado en un contexto, familiar, cultural y en un país, que ha sabido proporcionarles las condiciones adecuadas para avanzar sin cortapisas. A través del estímulo continuo y motivándoles, cuidando de su salud y alimentación y respetando su derecho a jugar y aprender.

Estos niños pertenecen a un lado del mundo donde sus derechos son respetados y son personas valiosas. Pero en otras latitudes, otros niños acuden todos los días a sus puestos de trabajo, en durísimas condiciones, para poder ayudar a sus familias. Viven y trabajan en las zonas más deprimidas del planeta en unas condiciones que les impide desarrollar su potencial.

No poder ir a la escuela y trabajar en condiciones muy precarias que entrañan riesgos para su salud contribuye a que su futuro se construya carente de oportunidades para tener una vida digna. Estos niños no podrán desarrollar su talento para que las comunidades y/o sociedades en las que viven puedan mejorar y progresar.