En España hay cerca de 3 millones de trabajadores autónomos y, según dicen ellos de sí mismos, el 80% de las empresas que surgen las crean ellos y suponen el 20% del Producto Interior Bruto patrio. Este extenso grupo de trabajadores se queja de muchas cosas, entre ellas, la escasa formación laboral que pueden recibir.

ATA, la Asociación de Trabajadores Autónomos, realizó hace pocos días una encuesta entre unos 1.000 de sus asociados sobre este tema. Los resultados son demoledores. Siete de cada diez autónomos cree que la oferta para su colectivo se ajusta “poco” o “nada” a sus necesidades, solo el 30% ha realizado algún curso o formación en los últimos dos años y uno de cada tres conoce la existencia de los cursos subvencionados.

José Luis Perea, responsable de Formación de ATA, explica que en la España de las CC AA la disparidad entre lo que ofrecen las mismas a los autónomos “es un mundo”. Por poner un par de ejemplos, Cataluña y Navarra no ofrecen un programa específico para autónomos, Aragón y Valencia destinan muy poco dinero a la formación de este colectivo (200.000 y 600.000 euros) mientras que Madrid, las Castillas y Andalucía prácticamente triplican esa cantidad. Del total destinado a formación por parte de las Administración, los 3 millones de autónomos, un 16% de los 18 millones de trabajadores ocupados, se llevan solo el 3,2 % del presupuesto.

En 2010, el presupuesto para la formación de autónomos fue de unos 12 millones. Cuando en 2011 se lanzó el plan de ayudas a jóvenes menores de 30 años sin formación, un 30% de su presupuesto fue para ese plan. Y en 2012 esos nueve millones se reducirán a la mitad. “Tocamos a 2 euros por autónomo”, reflexiona Perea, “ya me dirás qué podemos hacer”.

Y es que encima ese dinero no tiene un destino demasiado interesante. La oferta actual para autónomos está principalmente compuesta por cursos intersectoriales como los de ofimática y no por cursos específicos para cada colectivo. “Una buena noticia es que con la nueva reforma laboral”, explica Perea, “se nos va a permitir a las asociaciones participar en el diseño y planificación de los planes para autónomos en la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo”.

“En una situación como la actual hay que mejorar la competitividad, diversificar los negocios… cosas que se hacen con formación”, reflexiona Perea, “Todos en época electoral hablan de la importancia del autónomo, pero luego pasan y la realidad es la realidad”.

Ver cursos para emprendedores