Desde el año 2000 el informe PISA (Programme for International Student Assessment) evalúa lo que saben los alumnos que están a punto de terminar la educación obligatoria a nivel mundial. El objetivo es determinar si las políticas que implantan los respectivos Gobiernos están cumpliendo con el propósito de mejorar la educación de los ciudadanos del futuro.

El informe PISA es un estudio elaborado por la OCDE en el que se recogen los resultados de una serie de pruebas que miden los conocimientos adquiridos por los jóvenes en materias esenciales para su desarrollo. También mide su capacidad para extrapolarlos a otros campos. Se lleva a cabo cada tres años en 72 países y economías de todo el planeta.

Este año se ha dedicado especialmente a la ciencia como área de máxima potencialidad en el futuro pero también se analizan las capacidades desarrolladas en el campo de las matemáticas y del lenguaje. Estas materias se eligen porque acompañan durante toda la formación obligatoria y son la base para una formación continua. Profundizar en estas diciplinas será de gran ayuda para conseguir un buen perfil profesional en el futuro.

thinkstockphotos-595329994

España mejora los resultados de años anteriores

Los resultados obtenidos por los alumnos españoles han continuado con la tendencia de los últimos años, aunque han experimentado algunas mejoras respecto al anterior informe. En matemáticas (de 484 a 486 este año) y comprensión lectora (de 488 en 2012 a 496, la mejor calificación) y un peor dato en ciencias (493 frente a 496 en el informe anterior). España consigue situarse en ciencias justo en la media de los países de la OCDE, dos puntos por encima de la media de la UE en comprensión lectora y siete puntos menos en la media de matemáticas de la UE. Esta prueba se ha realizado a 37. 205 estudiantes y 980 centros.

Es relevante señalar los datos obtenidos por las comunidades autónomas en tanto que la educación es una cartera transferida y hay una mayor responsabilidad de las autonomías sobre las políticas aplicadas. Los alumnos de Castilla y León son los que han conseguido puntuaciones más altas en las pruebas. En ciencias han obtenido 519 puntos, en lectura 522 y en matemáticas 506. Le siguen los madrileños (516 en ciencias y 520 en lectura).

Como ya viene siendo habitual en los datos de este informe, Singapur es el país que mejores resultados obtiene en las pruebas en las tres áreas. Con una media de 556 en ciencias, 564 en matemáticas y 535 en lectura. Le siguen en el segundo puesto Japón en ciencias (538), Canadá en lectura (527) y de nuevo Japón en matemáticas (532).

 

Aspectos que entran en juego: nivel socioeconómico, género, inmigración y titularidad del centro

Además de los resultados respecto a los conocimientos, el informe tiene en cuenta una serie de variables, como son el estatus socioeconómico al que pertenece la familia del examinado y que se mide a través del Índice Socioeconómico y Cultural (ISEC), donde el número de libros que hay en los hogares es uno de los indicadores relevantes.

En cuanto al género, las chicas sacan mejores resultados en comprensión lectora sin excepción y los chicos consiguen mejores resultados de forma generalizada en matemáticas.

Por otro lado, también se tiene en cuenta el número de estudiantes de familias inmigrantes. En este punto se concluye que la diferencia en los resultados no tiene relevancia estadística.

Por último, se valora también la titularidad del centro. Una serie de colegios privados españoles han participado en el primer Informe de PISA for Schools. Los resultados obtenidos han sido claramente superiores a los obtenidos por la media española, incluso por la de la UE, y equiparables a los mejores resultados. Por otro lado, cabe señalar que el 92% de los colegios que han participado en el país con mejores resultados, Singapur, son de titularidad pública.

Sin duda, hacer una buena elección del centro de estudios será decisivo en la formación para la vida adulta.

Resultados agridulces para España

El avance en los resultados en España para esta edición del informe tiene un sabor agridulce, ya que se ha producido un retroceso en los resultados de la UE respecto a ediciones anteriores.

Según la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado), los resultados están vinculados con el nivel socioeconómico de las familias, donde recae muchas veces la responsabilidad de suplir allá donde la escuela no llega por los recortes sufridos en educación. Conforme explica esta organización, en la medida en la que la escuela no sea capaz de compensar las desigualdades de origen, el nivel educativo de la población se resentirá y seguiremos dando los mismo resultados mediocres en los informes PISA.