En anteriores artículos analizamos la Comunidad de Bienes y todos los requisitos necesarios para su constitución y puesta en marcha. En éste vamos a analizar qué es una Sociedad Limitada.

La Sociedad de Responsabilidad Limitada es una sociedad mercantil cuyo capital está dividido en participaciones iguales, acumulables e indivisibles, que no pueden incorporarse a títulos negociables ni denominarse acciones. La responsabilidad de los socios se limita al capital aportado.

Los socios son las personas físicas o jurídicas que componen la totalidad del capital social. La responsabilidad de éstos se limita al capital aportado. El número mínimo de socios es de uno y el capital mínimo necesario para su constitución es de 3.006 € y ha de ser íntegramente desembolsado. Como capital social también se pueden aportar bienes o derechos, de los cuales se ha de hacer una valoración que ha de ser aceptada por todos los socios No puede ser objeto de aportación el trabajo o los servicios. Si la sociedad se constituye con un único socio se denomina Sociedad Limitada Unipersonal (S.L.U.) debe hacerse constar en todos la documentación, correspondencia, facturas y en los anuncios legales. Cuando la sociedad deje de ser unipersonal se ha de elevar en escritura pública e inscribirse en el Registro Mercantil.

Si una sociedad adquiere la condición de unipersonal y pasan más de 6 meses sin que se haya inscrito en el Registro Mercantil, el socio único responderá personal, solidaria e ilimitadamente de las deudas contraídas por la sociedad durante el período de unipersonalidad.

La administración puede ser desempeñada por un Administrador Único, por dos o más solidaria o mancomundamente, o bien por un Consejo de Administración, compuesto por un mínimo de tres y un máximo doce consejeros. Cualquiera de ellas debe ser reflejado en los estatutos, así como su duración y retribución si tuviera. Generalmente el nombramiento se hace con carácter indefinido.

El domicilio social es el lugar donde se va a instalar la sociedad. Se consideran españolas las sociedades cuyo domicilio social está situado en España y radique aquí su principal centro de actividad. Si se decide cambiar de domicilio, dentro del mismo municipio, se puede realizar por el órgano de administración sin necesidad de convocar junta para tal fin. Si el cambio se produce en municipio distinto hay que convocar junta y elevar en escritura pública ante notario tal cambio e inscrito en el Registro Mercantil de la provincia del nuevo domicilio.

El objeto social es el detalle y/o enumeración de la actividad o actividades que va a desarrollar la sociedad. Éste no puede ser demasiado generalista, ha de ser detallado, limitado y de clara redacción. No teniendo cabida actividades ilegales que darían lugar a la nulidad de la sociedad.

Podemos describir varias actividades en el objeto social y no por ello estamos obligados a ejercerlas todas.

Una vez que ya hemos analizado qué es una Sociedad Limitada, en posteriores artículos analizaremos cuales son los trámites necesarios para su constitución y dejar preparada nuestra Sociedad Limitada para que empiece a funcionar.