A lo mejor eres de los que han vuelto estas Navidades unos días y estás valorando dejar la aventura extranjera e intentarlo aquí de nuevo. Para poder empezar a buscar empleo utilizando solo la red de transporte público de tu ciudad puedes solicitar una ayuda mientras aparece un empleo. Dependiendo del lugar del mundo del que vuelvas los trámites serán distintos. ¿Qué diferencias hay y cuáles son las condiciones y los requisitos?

Si vuelves de algún país de la UE, EEE, Australia o Suiza 

Según datos del CERA (Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero) hay un total de 1.889.344 españoles con residencia fuera de España (noviembre 2015). Si quieres salir de esta lista e instalarte aquí definitivamente estas son los pasos que tienes que dar para poder cobrar la prestación por desempleo.

  • Conseguir el formulario U1 para la UE (27), el formulario 301 (el anterior) para Noruega, Islandia y Liechtenstein (EEE, Espacio Económico Europeo) y el Verification of working life residence in Australia para Australia. Estos formularios acreditan tu estancia en el extranjero y la actividad laboral que hayas desarrollado allí. Es un documento imprescindible para solicitar la prestación por desempleo y tendrás que pedirlo en la oficina de empleo del país del que vienes.
  • Tener al menos 360 días cotizados en los últimos seis años a partir de la última salida de España. Podrás sumar los días cotizados fuera y los que tuvieras acumulados aquí.
  • Cotización de al menos un día con finalización de contrato involuntaria. Una vez aquí, para poder pedir la prestación debes haber cotizado al menos un día después de tu llegada y finalizado tu contrato de forma involuntaria.
  • Estar legalmente en paro. Es decir, encontrarte en situación de desempleo debido a las causas que contempla la ley (despido, ERE, fin de contrato temporal…) e inscrito como demandante de empleo.
  • La duración mínima de la prestación es de 120 días y la máxima de 720 días, igual que la prestación si has cotizado solo en España. La cuantía vendrá definida por la base reguladora. Los 180 primeros días se cobrará un 70% de esta base. A partir del día 181 percibirás el 50%.
  • Se puede pedir la capitalización del paro para emprender o hacerte autónomo.

Si la cotización es menor a esos 360 días se puede pedir el subsidio por cotización insuficiente o Renta Activa de Inserción (RAI) si perteneces a un colectivo con dificultades para encontrar empleo, como ser mayor de 45 años.

Emigrantes retornados: si vienes de África, América o Asia

Si en el país del que retornas no existe un acuerdo de protección por desempleo con España, los trámites y las condiciones para poder solicitar una ayuda por emigrante retornado son las siguientes:

  • Debes estar al menos un mes inscrito como demandante de empleo una vez hayas retornado. Transcurrido este tiempo hay que solicitar la ayuda dentro de los 15 días siguientes.
  • Tienes que cumplimentar el compromiso de actividad. Es un documento que pasa desapercibido pero que se firma junto con la solicitud de prestación. Obliga a realizar una búsqueda activa de empleo.
  • No debes tener rentas superiores a 486,45 €/mes (importe para 2015).
  • Para poder obtener este subsidio es necesario haber trabajado 12 meses como mínimo en los últimos seis años desde tu última salida de España.
  • Si antes de salir de España ya habías acumulado cotizaciones los seis años previos, tendrás derecho a la prestación contributiva, por tanto esta ayuda no podría sumarse.
  • Debes obtener de un certificado de emigrante retornado. En este documento debe aparecer la fecha de retorno y el tiempo trabajado en el otro país.
  • La duración de esta prestación es de seis meses pero puede prorrogarse hasta un máximo de 18 meses. Se cobrará una cuantía de 426€/mes.

Si ya lo tienes decidido, trázate un plan. Tendrás que conseguir toda la documentación laboral, cerrar cuentas bancarias, finiquitar contratos de telefonía y otros servicios, hacer mudanza, vender la bici… para volver a casa con todos los cabos bien atados.