En unos años, el ámbito de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) será uno de los que más profesionales requiera. Tantos, que se espera que no haya suficientes trabajadores cualificados para cubrir los puestos necesarios. Por otro lado, se observa una gran brecha de género en las carreras STEM, son muchas menos las mujeres que desarrollan su carrera profesional en este ámbito que los hombres que se dedican a ello. ¿No estamos desperdiciando un talento que será imprescindible dentro de poco tiempo?

La mujer en el ámbito científico universitario y de investigación

Si tenemos en cuenta los últimos datos del Ministerio de Educación, de los estudiantes que se matricularon en estudios superiores el 54,1% eran mujeres. En este porcentaje no se vislumbra una brecha de género, pero si ampliamos foco a las carreras STEM, la brecha aparece claramente diferenciada. En Ingeniería y Arquitectura se matricularon en primer y segundo ciclo de grado el 72,1% de hombres frente al 27,9% de mujeres; en estudios de máster, el 71,2% de hombres frente al 27,9% de mujeres, y en estudios de doctorado, el 70,2% de hombres frente al 29,8% de mujeres.

Y no es que ellas se apliquen menos que ellos. Si nos centramos en estudios de posgrado, la nota media del expediente académico tanto en Ciencias como en Ciencias de la Salud es ligeramente más alta en las mujeres (8,41 en ambas) que en los hombres (8,27 y 8,28, respectivamente), mientras que en Ingeniería y Arquitectura hay una diferencia casi inapreciable en favor de los hombres (7,97) frente a las mujeres (7,94).

Ahora bien, parece que las buenas notas de las mujeres no les abre las puertas a la investigación. En concreto, el personal docente investigador universitario en Ciencias es del 61,1% de hombres frente al 38,9% de mujeres. Como siempre la brecha en Ingeniería y Arquitectura es mayor: el 79,2% de investigadores frente al 20,8% de investigadoras.

Y este panorama incide directamente en la carrera profesional de ellas. El investigador principal de un proyecto de I+D en el ámbito universitario lo dirige un hombre en el 71,4% de los casos, mientras que solo el 28,6% de los proyectos los dirigen mujeres.

También hay un reflejo importante de la brecha de género en el sueldo que cobran los posgraduados de titulaciones STEM que llevan de uno a cuatro años trabajando. Ellos ganan 2.821 euros anuales más que ellas en el ámbito de las Ingenierías y Arquitectura. Esta diferencia es aún mayor, de 3.338 euros más, en el campo de las Ciencias.

mujeres científicas

Motivar a la niñas para que quieran dedicarse a una profesión STEM

Hace algún tiempo, un informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) señalaba la falta de confianza como uno de los principales factores que influyen en que haya menos chicas que decidan emprender su carrera profesional en el área de las actividades técnicas y científicas.

Es necesario hacer una labor de promoción de este ámbito entre las mujeres. Ya hay iniciativas que premian, becan y fomentan la labor de las investigadoras en este campo. Sin embargo, los datos evidencian que es preciso hacer un esfuerzo mayor. Se requieren medidas desde la propia escuela para sacar a flote todo el talento que puede residir en las niñas de hoy en día para que puedan llegar a convertirse en activos que van a ser muy necesarios en el futuro.