Si trabajas en el País Vasco, puede que estés entre las personas que más ganan trabajando en todo el territorio nacional.  En esta comunidad se cobran los salarios más elevados consiguiendo una media anual de 28.494 euros. En segundo lugar se sitúa Cataluña (27.344 euros/año) y Navarra en el tercer puesto (26.248 euros/año). Las dos Castillas son las regiones donde se pagan los salarios más bajos con una media anual similar.

Así lo refleja el último informe Infoempleo Adecco en el capítulo dedicado a analizar las retribuciones a los trabajadores teniendo en cuenta diferentes factores como la categoría profesional, el sector productivo, la formación, los años de antigüedad en la empresa o si se es hombre o mujer.

La categoría profesional marca la diferencia salarial

De todas las variables analizadas la categoría profesional es el elemento que más hace fluctuar un salario. Por ejemplo, un directivo gana 2,6 veces más que un empleado. Además, los mandos directivos fueron la única categoría que incrementó su salario en los últimos cinco años, un 0,91%. Mandos intermedios (- 12%), técnicos (-17%) y empleados (-23%) sufrieron una desvalorización sustancial de su salario en el último quinquenio.

Las decisiones que toman las empresas sobre la subida salarial anual, mediadas o no por la negociación colectiva, son clave a la hora de valorar las remuneraciones. En este sentido, el informe recoge que la mitad de las empresas consultadas congelaron los salarios a sus trabajadores en 2017, es decir, no hubo subida salarial anual para ajustar la variación de los precios respecto al año anterior cuyo aumento fue de un 1,6%. Para el año 2018/19 casi un 65% de las empresas tienen pensado subir el sueldo a sus empleados.

A este respecto, también se consulta a los empleados sobre su nivel de satisfacción con el  salario que reciben, la conclusión es que el grado de descontento ha aumentado. Si en 2016 un 70,3% consideraba insuficiente su remuneración en 2017 lo piensa un 72,3%.

Salarios en España: Informe Infoempleo Adecco

Remuneración y formación

Tener estudios también marca la diferencia salarial. Y no poco, un empleado con titulación universitaria puede llegar a ganar un salario hasta un 74% mayor que un compañero sin estudios o con los básicos. Si se tiene un título de FP la diferencia se estrecha y solo se gana un 21% menos respecto al graduado universitario.

La brecha de género persiste

Los hombres cobraron un salario 1,17 veces mayor del que cobraron las mujeres. De media, el salario de los hombres fue de 24.889 euros brutos anuales y el de las mujeres 21.194 euros. La diferencia es clara pero se aprecia mejor en los puestos con categorías más altas, directivos, donde hay un mayor peso de los hombres que afecta a la media.

En los puestos directivos los hombres ganan al año 46.351 euros brutos y las mujeres 42.874 euros. La media es de 45.198 euros, más cercana a la cantidad que perciben los hombres por lo comentado anteriormente. Sin embargo, en el cargo “empleados” vemos que la diferencia respecto a la media (17.682 euros) no es tan significativa. Las mujeres recibieron 17.116 euros y los hombres en esta categoría 18.200 euros. Además hay que tener en cuenta que para el estudio solo se ha tenido en consideración la retribución fija, es decir, aquella que está exenta de incentivos, pluses, etc, variables donde queda reflejada con mayor evidencia la brecha de género.

El informe se detiene, además, en otros elementos que componen una nómina como la incidencia de la retribución variable o qué parte de la paga se aplica en especie.