Ya que tenemos que pasar muchas horas en el trabajo vamos a hacerlo de la forma más agradable posible. Personalizar la mesa de trabajo o rodearte de verde hará que la oficina deje de ser un sitio ajeno para crear un ambiente que juegue a tu favor.

Poner plantas. Rodearse de plantas aporta alegría al espacio. Intenta que no sean muchas y adecuadas al espacio de que dispongas. Tener cactus es una buena opción. No requieren de demasiados cuidados y no, no está demostrado científicamente que absorban las radiaciones pero alegrarán el espacio por sus formas y posibilidades ornamentales. Déjate llevar por el principio de biofilia, la afinidad con el mundo natural.

Postales, posters, cuadros. Coloca algún detalle o imagen que te sirvan de inspiración. Hay quien da rienda suelta a su parte más friki y monta escenas con muñecos de playmobil o legos. Pon algo lúdico que te ayude con el estrés en caso de que lo necesites. Otros prefieren tener a los suyos presentes y colocan fotos de la familia. Aunque cada vez se ve menos las imágenes de hijos, mascota o recuerdos de momentos gloriosos  traen ambiente hogareño a la oficina. Se impone la discreción para no pecar de invasivo. ¿Qué tal en el salvapantallas?

Tenerlo todo en orden y limpio. Coloca encima de la mesa solo los objetos y papeles imprescindibles y que utilices más habitualmente. Guarda en el cajón los que uses de forma ocasional y recicla, guarda definitivamente, archiva o tira las cosas que hace más de un año que no usas. “No conserves aquello que no te hace feliz”, es el consejo de la experta en orden Marie Kondo. Ah, haz lo mismo con las carpetas dentro del ordenador. ¿Podríamos saber qué tipo de persona eres si miramos tu escritorio?

Luz natural. No siempre es posible pero elije un lugar donde haya luz. Lo ideal es encontrar el equilibrio entre la luz natural y evitar los reflejos en el ordenador. Acompasar con la luz natural la jornada contribuye a poner en consonancia los biorritmos. Ver la calle y tener la opción de relajar la vista alejándola de la pantalla conservará una buena salud ocular.

giphy-4

Socializar. Evita el aislamiento y busca con quien puedas tomarte un café a media mañana. Encontrarás a gente más o menos afín pero relacionarse en el trabajo te ayudará a llevar mejor la jornada. Comentar series, partidos y bromear puede alejar el estrés. Sal a desayunar con tus colegas y evita hablar del trabajo.

Ameniza con música. Si tu actividad te lo permite y en momentos en los que necesites concentración utiliza la música.

giphy-6

Descansar cada tanto. Aprovechar para dar un pequeño paseo aunque sea hasta el baño para estirar las piernas y cambiar la posición de la espalda. Si no dispones de un espacio donde hacer estiramientos el mismo aseo puede ser un buen lugar para hacer, por ejemplo, alguna postura de yoga. La asana del perro (Adho Mukha Svanasana) aliviará molestias en la espalda y favorecerá el riego sanguíneo hacia la cabeza. Solo si tu salud te lo permite.

200w_d

Crea un espacio cómodo y confortable. Consigue un mobiliario de oficina que se adapte a tu tamaño. La silla debe ser de tipo ergonómico, y si es necesario consigue un reposapiés. Ajusta la mesa, silla y ordenador para que veas la pantalla mirando ligeramente hacia abajo. Hazte con una almohadilla para el teclado y ratón y evita el síndrome del túnel carpiano. La presión a veces puede jugar una mala pasada y es mejor ir soltando adrenalina. Tener a mano la típica pelotita blanda para amasarla mantendrá a raya la adrenalina. Ten una buena temperatura. Este es un clásico en las discusiones de oficina, el calor o el frío que hace. Lleva una chaqueta para poder estar a gusto. Hidrátate bebiendo agua preferiblemente antes que los refrescos azucarados.

No te quejes. Haz la prueba. Cuenta las veces que te quejas e intenta reducirlas cada día. Haz que te salte la alarma cada vez que ocurra. No solucionas nada y te instalas en una actitud negativa. Cada vez que surja la queja, piensa en la solución y si puedes ponla en marcha.

O por último es muy importante que llegues descansado para mantener una atención plena  y poder afrontar la jornada con buen humor.