El debate sobre la sostenibilidad de las pensiones sigue dando que hablar. La reciente comparecencia del Gobernador del Banco de España, Luis María Linde ante la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo ha avivado el debate sobre el que urgen tanto reflexiones como mejoras. Ha planteado una serie de propuestas con las que asegurar la supervivencia del sistema de pensiones. Entre ellas destaca un nuevo incremento en la edad de jubilación.

Linde alega que muchos países de nuestro entorno vinculan la edad de jubilación a la esperanza de vida. Argumenta que los trabajos ya no producen tanto desgaste físico como antes, que se accede al mercado laboral más tarde y hay una mejor calidad de vida en la vejez.  Desincentivar la jubilación anticipada produciría efectos positivos en el sistema de pensiones.

Reducir la tasa de sustitución

Otro de los puntos tratados por el máximo responsable del Banco de España ha sido la tasa de sustitución o reemplazo. Este porcentaje hace referencia a la diferencia entre el último sueldo ganado y la primera vez que se cobra la pensión. La pérdida de poder adquisitivo en este periodo de transición entre cotizante y beneficiario de prestación era de un 20% antes de la reforma de las pensiones en el año 2013. Actualmente es de un 30% aproximadamente. Para Linde garantizar la sostenibilidad de las pensiones pasaría por hacer que esta tasa se redujera ya que es de las más altas de Europa.

Por otro lado también valoró la posibilidad de que el gasto de los fondos de la seguridad social sirviera para el pago únicamente de las pensiones contributivas, las de jubilación,  y dejar las de viudedad y orfandad a cargo de los Presupuestos generales.

Retrasar la edad de jubilación más allá de los 67

Las aportaciones al debate en el Congreso y desde los especialistas.

La reacción de los grupos políticos y sindicatos a estas propuestas han señalado que se ha hecho especial hincapié en buscar la solución en el lado de los trabajadores  aumentando la edad de jubilación o poniendo en cuestión las cuantías percibidas y menos en cómo mejorar la dotación de los fondos de la Seguridad Social. Desde Podemos se plantea la posibilidad de hacerlo por la vía impositiva acompañándola de  políticas que reforzaran una reindustrialización del país y Ciudadanos prefiere el apoyo a la natalidad que aumentaría el número de cotizantes en el futuro además de un aumento en la cuantía de las cotizaciones por parte de las empresas.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha elaborado recientemente un análisis sobre las sostenibilidad de las pensiones y sus posibles soluciones. Una de ellas sería eliminar el tope de cotización que tienen los salarios más altos, establecido en 3.751,2 euros al mes, para que la aportación a los fondos de este colectivo más privilegiado sea mayor. Por el otro lado, el de las personas que menos pensión cobran, proponen garantizar la menor pérdida de poder adquisitivo en las pensiones mínimas vinculándolas al IPC. Aunque la cuantía del resto de las pensiones dependieran de la cantidad de dinero que hubiera en el fondo las pensiones con menor dotación quedarían de esta forma protegidas.