Desde enero de 2013, la ley de pensiones establece en España un retraso paulatino de la edad de jubilación que ya ha dejado atrás los 65 años (desde el 1 de enero de 2019 se ha situado en 65 años y ocho meses), y alcanzará los 67 años en 2027. En el caso de la jubilación anticipada, el régimen ha retrasado en la actualidad la edad hasta los 63 años y ocho meses, de forma que podrá realizarse dos años antes de la edad límite hasta el horizonte de 2027, cuando quedará establecida en el mínimo de 65 años.

Son muchos los trabajadores que quieren anticiparse al momento de retiro laboral. Sin embargo, el acceso a la jubilación anticipada no es tan sencillo, y existen ciertos requisitos que se han de tener en cuenta a la hora de llevar a cabo este proceso.

¿Es lo mismo la prejubilación que la jubilación anticipada?

Aunque ambos conceptos supongan retirarse de la vida laboral, el proceso es completamente diferente. La prejubilación es un acuerdo entre empresa y empleado para que, bajo unas condiciones determinadas, éste finalice su trayectoria profesional. Aquí, la Seguridad Social no interviene, sino que es el empresario quien se encarga de seguir pagando a su empleado hasta que éste acceda a la jubilación.

Por otra parte, la jubilación anticipada consiste en la posibilidad que tienen los trabajadores (siempre que estén afiliados al sistema de la Seguridad Social), de jubilarse hasta dos años antes de la edad legal establecida para hacerlo. Este tipo de jubilación puede ser voluntaria e involuntaria, y en ambos casos es necesario cumplir una serie de requisitos.

jubilación-anticipada

Jubilación anticipada voluntaria

Si la jubilación anticipada es por decisión propia, existen distintos factores que debes tener en cuenta:

  • Estar a dos años de la edad legal de jubilación. En función de los años que lleves cotizados y el momento en que empezaste a hacerlo, podrás retirarse de la vida laboral en un momento u otro.
  • Encontrarse en alta en la seguridad social o, en su defecto, en situación asimilada al alta. La situación asimilada al alta se da en los casos, establecidos por la ley, en los que el trabajador no está ejerciendo su actividad laboral por algún motivo específico.
  • Contar con un periodo mínimo de cotización de 36 años y 9 meses, que ascenderá hasta alcanzar los 38 años y 6 meses a partir de 2027.

A la jubilación anticipada pueden acceder tanto los trabajadores por cuenta ajena como los trabajadores por cuenta propia. Sin embargo, estos requisitos son diferentes si el trabajador sufre alguna discapacidad:

  • Si la discapacidad es del 45% o más, el trabajador podrá jubilarse con 56 años, siempre que cuente con 15 años de cotización efectiva.
  • Si la discapacidad es del 65%, el trabajador podrá anticiparse al menos tres meses por cada año trabajado.
  • Si la discapacidad supera el 65%, el trabajador podrá anticiparse seis meses por cada año que haya cotizado.

Jubilación anticipada involuntaria o forzosa

En los casos en los que la jubilación anticipada se produce por un despido cercano a la edad de jubilación, los requisitos son distintos:

  • Tener cuatro años menos de la edad legal de jubilación, es decir, 61 años y 8 meses.
  • Acreditar un periodo mínimo de cotización efectiva de 33 años.
  • Estar inscrito en las oficinas de empleo como demandantes de empleo durante un plazo mínimo de seis meses anteriores a la fecha de jubilación.

Por lo tanto, si quieres retirarte de la vida laboral antes de tiempo o si, por el contrario, te encuentras obligado a ello, es importante que tengas en cuenta tus circunstancias económicas y te asegures que cobrarás el 100% de lo que te corresponde por los años cotizados.