Que el trabajo ocupa buena parte de nuestra jornada diaria, no es algo nuevo. Eso implica que la conciliación con otros aspectos de nuestra vida, no siempre sea fácil. Además de emplear medidas que ayuden a flexibilizar nuestra jornada como el teletrabajo o la adaptación de los horarios laborales para equipararnos a otros países de nuestro entorno; puedes también solicitar la reducción de jornada y así, ajustar tu horario de trabajo si estás trabajando y te encuentras en alguna de las situaciones que te describimos a continuación.

Solicitud de reducción de jornada laboral

    • Si necesitas reducción de jornada por cuidado hijos, ten en cuenta que sólo podrás solicitarla hasta que cumpla 12 años.
    • En el caso de la reducción del horario de trabajo por estar al cuidado directo de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad ( esto incluye el cuidado de padres, abuelos, hermanos, hijos o nietos, tanto del trabajador como de su cónyuge), cualquiera que sea su edad, siempre que no esté prestando servicios por cuenta propia o ajena y que no pueda valerse por sí mismo. No es requisito necesario para su concesión que se tenga reconocido algún tipo de invalidez.
    • En el caso de que tengas la guarda legal de cualquier persona con discapacidad, que no preste servicios tanto por cuenta propia como por cuenta ajena, podrás solicitarlo sin problemas.
    • Si te encuentras cuidando de un menor de 18 años durante su hospitalización y tratamiento continuado por cáncer o por cualquier otra enfermedad grave, que implique ingreso hospitalario de larga duración y su cuidado directo, continuo y permanente acreditado por el Servicio Público de Salud. ¡Ojo! Porque existe una excepción en este caso y es que el porcentaje de reducción tiene un mínimo del 50% y no tiene un máximo, pudiendo, cuando el convenio colectivo lo permita, acumular la reducción en jornadas completas. Se establece como requisito que el menor sea hijo del trabajador, sea biológico, adoptado o preadoptado.

Reducir jornada por cuidado de hijos

Todo trabajador que esté en alguno de estos supuestos tiene derecho a la reducción de la jornada y a la concreción de su horario con independencia del tipo del contrato que tenga concertado con la empresa. Es un derecho que tiene como objetivo cubrir las necesidades de conciliación de la vida familiar y laboral. Por otra parte, este derecho actúa como garante frente al despido improcedente.

En cuanto a la concreción del horario, la empresa podrá discrepar sobre la distribución acordada por el trabajador, pero no podrá imponer otra distribución horaria unilateralmente. Siempre debéis llegar a un acuerdo entre las dos partes.

¿Cómo solicitar una reducción de jornada?

Para que no tengas ningún problema a la hora de solicitarlo en tu empresa, sigue los siguientes pasos. ¡Importante! Recuerda que debes seguirlos para que no se te escape ningún detalle:

1- El trabajador deberá presentar una solicitud a la empresa. En el supuesto de que la empresa no conteste o se niegue a conceder dicho derecho, el trabajador podrá presentar una demanda judicial contra la empresa para conseguir dicho derecho. Al mismo tiempo, en la propia demanda podría reclamar una indemnización por los daños y perjuicios causados al trabajador por la negativa o retraso.

2- La empresa tiene la obligación de comunicar dicho cambio en la Seguridad Social, para que el propio trabajador pueda disfrutar de las ventajas adicionales para el desempleo(durante el periodo de disfrute se cotiza como si fuera jornada a tiempo completo) y en la cotización(100% para las prestaciones de jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad durante los primeros 2 años, si es reducción por cuidado familiar solo el primer año)

3- Aplicación de la reducción de jornada y la consiguiente disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquella.