Las redes sociales e Internet representan un avance en lo que a comunicación se refiere, y ya forman parte de nuestras vidas de un modo en el que quizá no somos del todo conscientes. También forman parte de la vida de nuestros jóvenes, que en muchas ocasiones se enfrentan a un mundo en el que no conocen las consecuencias de sus acciones. ¿Los profesores deben contribuir a la educación de sus alumnos en términos digitales? ¿Deben controlarlos?

El uso de las redes sociales entraña peligros y riesgos varios. El coach, psicólogo y autor de Redes sociales para principiantes, Moisés Catalán, destaca que dejar a un menor sólo ante el gran mundo de Internet es como dejarlo salir a la calle sin vigilar lo que hace: no se puede saber quién está detrás de la pantalla y pueden caer en ciberbullying, sexting, estafas y tener acceso a webs con contenido ilícito o inadecuado. Carlos Represa, abogado y director del Área de Seguridad en Internet y protección de menores de la Unir, destaca los riesgos de la falta de educación y formación adecuada de los menores en redes sociales: “Puede generar los mismos riesgos que la falta de educación en el mundo real, ya que las redes sociales no son más que una muestra del potencial de desarrollo personal y social que la nueva realidad digital proporciona tanto a adultos como a menores. En la sociedad real nadie pone en duda que exista el riego de acoso, extorsión, robo, explotación sexual, vertido de injurias o suplantación de identidad , por ejemplo.”

Carlos Represa sostiene que en el mundo online los adultos todavía carecemos del conocimiento y la experiencia que nos hace dominar el mundo offline, así que la misión de liderar la formación de la personalidad de los menores encuentra mayores dificultades. Además, ciertos riesgos pueden adquirir consecuencias de grandes dimensiones y difícil persecución gracias al actual estado de las leyes, obsoletas en temas digitales.

Los padres son los primeros que deben acompañar a sus hijos en sus aventuras digitales. Moisés Catalán destaca la importancia de las normas que se le dan al menor cuando tiene acceso a su primer dispositivo, y aboga por un control parental activo de sus hijos en las redes sociales, basado en la educación e implicación de los padres en la vida digital de sus hijos: “Los hijos deben tener su intimidad, pero prima protegerles y educarles.”

Respecto a la intimidad de los menores, Carlos Represa señala: “No es lo mismo “intimidad personal” que “intimidad en la red”, ya que esta última debe circunscribirse a lo que venimos denominando “privacidad en la red” que es un concepto netamente jurídico y determinado. La privacidad no existe en la red para los menores de 14 años conforme a la normativa de protección de datos. Los padres deben acompañar a los menores en la red desde su bautismo digital hasta que el niño esté suficientemente preparado y haya adquirido la madurez adecuada para ser capaz de crear una “intimidad o entorno digital privado”, entendiendo esta edad como referencia cuantitativa nada más. Si el menor crece en red junto a sus padres, al igual que en la vida real , nunca sentirá que su esfera íntima está siendo violentada.”

Los profesores y centros también pueden complementar este acompañamiento mediante normas internas y protocolos de actuación en casos de ciberbullying, sexting y cyberbaiting. De momento, existen fundaciones como Alia2 e instituciones como la Policía Nacional que se dedican a dar charlas en colegios e institutos sobre estas temáticas. Sin embargo, los profesores tienen una labor esencial a la hora de que los menores desarrollen su competencia TIC, que, como apunta Carlos Represa, está absolutamente interrelacionada con la educación en valores en la sociedad digital y, por tanto, con la seguridad en la red. “Pero para que esto sea posible, debemos corregir errores del pasado y apostar definitivamente por una formación que debe ser profesional, permanente y sostenible“, comenta Represa. “Por eso aplaudo la decisión de crear un marco de competencias TIC donde se prioriza esta formación del profesorado y que, sin duda, pondrá fin a una errática política de charlas y conferencias de voluntarios y fuerzas de seguridad del estado que, siendo aplaudible por los profesionales que participan en ella, debe criticarse por no priorizar esa formación del profesor.”

Introducir las redes sociales en la educación es necesario, ya que forman parte del desarrollo emocional y social de nuestros menores. El psicólogo Moisés Catalán destaca que prohibir su uso y desaprovechar la oportunidad de educar a los menores en su buen uso acaba teniendo consecuencias: las relaciones sociales están empeorando y se observa un aumento de la violencia de género y phubbing. Sin embargo, para que los centros educativos puedan asumir el reto de  introducir las redes sociales en la educación deben estar preparados para ello. Carlos Represa apunta al largo camino que queda por recorrer: “Muchos colegios desconocen la legalidad que rige los edublogs, o el uso de perfiles institucionales en Facebook o YouTube, por no hablar de las normas de propiedad intelectual o uso de contenidos de la red. Nadie le ha enseñado o dado asistencia. Si un centro educativo ni siquiera conoce estos fundamentos básicos, ¿cómo va a introducir las redes sociales en la educación?”

En EEUU hay centros educativos que contratan empresas que filtran lo que sus alumnos dicen en las redes sociales, en busca de problemas como acoso escolar, aunque algunas se plantean el poder castigar a los menores por desahogarse en la red contra el centro. En España eso, de momento, no ocurre -aunque sí se dan casos en los que profesores y alumnos se enzarzan en las redes por lo que el segundo opina sobre el primero-, pero con los riesgos que tiene el uso de redes sociales, puede plantearse la cuestión: ¿deben los profesores vigilar a sus alumnos en las redes sociales? La opinión del psicólogo Moisés Catalán es clara: “Eso depende de la política del centro respecto a las redes sociales. La cuestión es si el menor se va a dejar vigilar por un profesor. Mi opinión es que en los centros se enseña, pero no se educa. Quienes deberían vigilar a los menores son sus padres, ya que las redes sociales están fuera del ámbito y del horario de la educación, y exceden las obligaciones de los profesores.”

El abogado Carlos Represa opina que si los menores y docentes crecen juntos en el uso adecuado de las redes sociales, el concepto vigilancia debe desaparecer. “La convivencia en las redes sociales escolares no es vigilancia, es educación pura y dura, formación de la personalidad del alumno, comprensión de las reglas que rigen la sociedad digital, incluso en el momento que el profesor debe corregir o incluso sancionar por un uso no adecuado. Si el alumno es adecuadamente instruido, llegará un momento en que su madurez le permitirá decidir si comparte un espacio de red social con su tutor, padre o profesor. Yo comparto redes sociales con multitud de alumnos que libremente deciden solicitarme que participe y donde no se me ocurre jamás “espiarles”. Ahora bien, saben que en el momento que me necesiten, estaré junto a ellos para ayudarles y apoyarles.”

Sin duda, está claro que lo primero que deben conocer los profesores para introducir las redes sociales en la educación de los menores es su funcionamiento. Existen redes sociales educativas, como Edmodo, cuyo fin mismo es el de la educación. “Solemos centrarnos en redes sociales generalistas, como Facebook y Twitter, cuando tenemos herramientas adaptadas a nuestras necesidades”, señala Moisés Catalán. “También deben tener en cuenta que los menores de 14 años no deberían estar en redes sociales. Legalmente, no pueden estar, y aún así, se abren perfiles y se comunican mediante ellas. Con lo que entramos en un terreno pantanoso. ¿Cómo educamos a menores de 10 años que tienen perfiles en redes sociales? Es un problema que, por ejemplo, Facebook no ha sabido solucionar. Y es que un menor de 14 años, no necesita estar presente en redes sociales, sino comunicarse en persona, llamar por teléfono y ser feliz.

¿Recomendaciones para los profesores hasta que haya formación formal en redes sociales para ellos? Asistir a charlas, y buscar algo de formación. En Internet hay muchos libros sobre redes sociales, algunos gratuitos, que pueden ser un buen comienzo para entender qué son las redes sociales, y cómo educar a sus alumnos en ellas.

Si te interesa la formación en redes sociales y tecnologías para la educación, no dejes de consultar nuestros cursos.