Hace no demasiados años la vida laboral consistía en una sucesión de actividades que desembocaban en una profesión. La experiencia, el bagaje, era lo que principalmente enriquecía el curriculum hasta crear un perfil profesional consolidado. La incorporación de novedades en las actividades era fácilmente asumible por el mero hecho de estar en continuo contacto con la actividad. La dinámica nos hacía expertos.

La formación no es exclusiva de los primeros años de la vida

Pero la revolución en las formas de vida y, por tanto en el mercado laboral, que han traído las tecnologías de la información han provocado una gran demanda por parte de las empresas de nuevas competencias para asumir estos cambios en sus procesos productivos. La formación continua pasa a formar parte de las necesidades de un trabajador y en el interior de las empresas se dedican cada vez más recursos para capacitar a la plantilla en las nuevas formas y salvar la brecha digital. La formación para el empleo ya no se ciñe a determinado periodo de la vida si no que debe seguir formando parte de la existencia para ir adaptando el perfil profesional. Por eso, son especialmente interesantes los cursos online, como los que ofrece Cesur. Con ellos, es posible seguir avanzando en conocimientos sin necesidad de abandonar el trabajo, al contrario, son el complemento perfecto para quienes quieren compatibilizar ambas actividades.

Formarse para incrementar las oportunidades de un trabajo mejor

Adquirir competencias digitales es indispensable para desempeñar gran parte de los empleos. Casi todos los sectores y actividades requieren ya de conocimientos tecnológicos para su desarrollo. La aplicación del  Big data se va generalizando, el trabajo en la nube, la ausencia de soportes físicos en beneficio de los entornos digitales, internet de las cosas se va extendiendo  a gran parte de las profesiones y será universal en un futuro inmediato.

 

Recíclate y hazte más empleable

 

También lo es cada vez más desenvolverse en otros idiomas, con el inglés a la cabeza. La internacionalización de las empresas se ha democratizado. Para dar el salto y  trabajar con mercados extranjeros o formar parte de equipos de trabajo de diferentes nacionalidades ya no es imprescindible tener sede en un determinado país.

La certificación profesional que avala la experiencia en determinado sector, construir una buena marca personal , adquirir competencias para el emprendimiento, reinventarse o formar parte de la economía colaborativa requerirá hacer un esfuerzo en formación. La posibilidad de adquirir esos conocimientos online constituye una ventaja ya que ofrece flexibilidad y la opción de ajustarlo al propio ritmo.

conseguir empleo

Enfocar el perfil profesional

Saber dónde están las carencias formativas en el perfil  es clave si hay que afrontar una crisis laboral o acceder a un mejor puesto. Es recomendable orientarse sobre donde están las necesidades formativas a través de un análisis DAFO, también si existen oportunidades de empleo con los recursos individuales de los que se dispone o si se puede sacar mejor partido a los puntos fuertes. Explorar otros sectores y dónde se puede encajar y por qué, qué se puede ofrecer. La clave está en detectar de qué forma acoplarse mejor a las necesidades del mercado laboral.

La idea del aprendizaje a lo largo de la vida forma parte de políticas públicas encaminadas a mejorar las condiciones  de vida a través de la educación, consiguiendo mejor empleabilidad. La necesidad de reciclar los conocimientos y actualizarlos es constante. El bagaje permanece, da soporte y estructura pero el sistema operativo requiere de nuevas versiones.