No es que sigas utilizando la máquina de escribir y que te agarres al boli y al papel como a un clavo ardiendo, pero hay veces que tenemos que mirarnos y pensar si nos vendría bien un poco de reciclaje de nuestras competencias. Hemos aprendido a escanear, a borrar las cookies del navegador. Pero hay que seguir avanzando. La formación en las empresas no siempre es suficiente, y actualizarnos queda en nuestra mano. Mejorar o aprender estas habilidades pondrán tu perfil profesional a punto.

Habilidades ofimáticas

Todos sabemos utilizar el paquete Office, pero a veces no pasamos de sumar celdas o hacer tablas de conceptos diferenciándolos por colores. ¿Estás sacando a tu hoja de cálculo todo el rendimiento? Invierte un poco de tiempo en pasar niveles en el procesador de texto y las hojas de cálculo, y optimizarás las horas que pasas en la oficina.

La organización de la bandeja de correo es crucial para responder a tiempo, clasificar lo prioritario, limpiar spam o información que no es relevante. Averigua cómo poner alarmas, generar respuestas automáticas, programar limpiezas y aplicar colores y etiquetas para llevar una bandeja de entrada impecable y expresiva.

Copiar y pegar el texto al PowerPoint no lo va a convertir en un documento que te apoye en una presentación. Aprende a esquematizar a partir de mapas mentales. Una presentación debe ser una herramienta que ayude a fijar a tu audiencia lo que estás desarrollando de palabra.

Llaman al jefe desde Londres o nos llaman desde la India del departamento de mantenimiento técnico de nuestros equipos. ¿Cuánto tiempo pasa hasta que consigues juntar las palabras y darle sentido? ¿Nunca? ¿Al final se tiene que poner otro? ¿Qué tal un reciclaje de inglés?

Francamente, el fax ya está en desuso. Hay aplicaciones que envían documentos con mucha mejor calidad y de forma infinitamente más rápida. WeTransfer, por ejemplo.

El manejo profesional de bases de datos relacionales como MySQL o de retoque fotográfico como Photoshop o maquetación con InDesign puede darte más de una sorpresa. Decir que sabes manejar algún programa más profesional puede llevarte a sumar puntos.

Tanto si en tu empresa se dedican a las telecomunicaciones como a los seguros, estar a la última en las noticias de tu sector te hará una persona muy útil para la elaboración de contenidos. Créate un periódico con tu selección de fuentes de información o programa alertas de palabras clave de tu sector en el buscador y crea contenidos actualizados e interesantes.

Comunicarte de puertas para afuera

Ser experto en el uso de redes sociales puede hacer de ti un magnífico community manager. Saber utilizar hashtags en Twitter e Instagram y ser capaz de manejar y alimentar de buenos contenidos los social media que utiliza tu empresa añadirá un gran valor a tu perfil profesional. Redactar las publicaciones corporativas utilizando SEO, enlazar y etiquetar, renombrar fotos para posicionar los contenidos que elaboréis…

Otra habilidad básica que puedes adquirir sin mucho esfuerzo es aprender los trucos de los gestores de contenido que alojan el blog de la empresa.

Comunicarte dentro de la empresa

Subir pisos para hablar con otros departamentos puede ser una muy buena excusa para hacer ejercicio, airearte y ver caras de carne y hueso. Pero no siempre hay tiempo. ¿Utilizas Skype para comunicarte online con otros departamentos? Puedes, además, compartir archivos o chatear si prefieres tener una conversación más privada.

Tener unas nociones sobre trucos para hablar en público en reuniones. Aprender a organizar tu discurso, a no divagar, a prepararte antes por puntos qué vas a decir incrementará tu capacidad expresiva.

Escribir con claridad y propiedad es necesario para una buena comunicación interna. Para que nos entiendan y no nos malinterpreten. Descuidar la ortografía dañará nuestra imagen.

Tener versatilidad y una actitud positiva son aspectos que te harán muy valioso dentro de la empresa. Ganas de aprender y mejorar. Organizarte, priorizar. Muchas veces nos quedamos estancados en lo que se espera de nosotros, ¿por qué no sorprender con nuevas competencias?