Pequeños negocios, oportunidades de sacarle partido a un hobbie, a una habilidad… Las start-up están siendo la salida al desempleo para muchas personas. Unas veces por necesidad, otras por oportunidad y en la mayor parte de las veces por ambas, la población activa se lía la manta a la cabeza y decide emprender una aventura empresarial. ¿Cuál es el perfil de estos valientes? El Informe Infoempleo nos dibuja el retrato robot del emprendedor en España.

Los quebraderos de cabeza de los autónomos

El tren pasaba y lo cogieron como pudieron pero no lo podían dejar pasar. El 43,7% de los autónomos responden que fue una mezcla de necesidad y oportunidad la que les llevó a montárselo por su cuenta. El 31% responde que el único motivo fue verse obligado por las circunstancias y como puede va sorteando el temporal. Hasta un 63,7% reconoce que se está encontrando con muchos obstáculos para salir adelante. El número uno la morosidad. Trae de cabeza al 97% de los encuestados. En segundo lugar, nombran los impuestos y en tercero la dificultad en acceder al crédito.

Edad, estudios y sectores de actividad del emprendedor

  • Gran porcentaje de los emprendedores son los mayores de la tarta. El 34,8% tienen más de 46 años, edad en la que las posibilidades de ser contratado por cuenta ajena caen estrepitosamente. El grueso de los autónomos, un 42%, tiene entre 36 y 45 años.
  • El 37,8% de los emprendedores tienen un grado universitario, el 25,5% un máster o posgrado y solo el 1,5% ha llegado a defender una tesis de doctorado. El 30% tiene un título de enseñanza superior no obligatoria, como bachiller o un grado medio o superior de formación profesional.
  • Los servicios es la actividad a la que se dedican mayoritariamente las empresas que crean los autónomos. La consultoría y auditoría suponen un 13,85% de la actividad emprendedora y, pese al desplome del sector durante la crisis, la construcción y la inmobiliaria suman el 12,31% de los negocios de los consultados.

Empresas bebé y baja contratación

Solo el 17,8% de las empresas dirigidas por emprendedores tienen más de 10 años. Un 31,4% declara que su empresa tiene menos de un año. El 74,2% explica que nunca antes había montado un negocio.

El autoempleo no da para más de un sueldo, si llega. Un 40,3% cree que no necesitará contratar a nadie en un año puesto que su actividad está estancada. En aquellos negocios que han ido mejor prefieren suplir este incremento de la actividad con una mayor carga de trabajo, ya que consideran que los costes laborales son muy altos.

La morosidad o las altas cargas sociales son los motivos que llevarían a la mayoría a cambiar, en los que se ponen de acuerdo un 87% y 84% de los encuestados, respectivamente.

Según detecta el citado informe, el trabajo autónomo constituye una tendencia al alza en el mercado laboral. Las previsiones para el 2015-2016 son que la proporción respecto a los trabajadores asalariados aumente, lo cual podría reforzar la idea de que nos encontramos ante un nuevo escenario en las relaciones laborales.