La pasada semana os trajimos un artículo con un repaso de las profesiones que todavía no existen y en el futuro serán necesarias, según Finanzas.com. Esta semana ampliaremos esta lista donde nuestra imaginación y las necesidades que surgirán en el futuro son el único límite.

1. Biohacker. Alterará el ADN de plantas, animales y personas para crear virus que bien podrán usarse para mejorar cosechas, evitar plagas, etc. o con fines criminales. Estos piratas genéticos -que pueden encontrarse ya en novelas como La chica mecánica– procederán del activismo, de la industria farmacéutica, etc.

2. Gestor de avatar docente. Será el encargado de programar la interfaz que conectará a alumnos con sus profesores virtuales, ya que la formación online está en alza.

3. Consultor gerontológico. Asesorará a personas de la tercera edad en cualquier tema que puedan necesitar, ya sea médico, psicológico, legal, dietético… Cada vez habrá más ancianos, y más activos gracias a las mejoras de las condiciones de vida, por lo que este profesional será un apoyo muy útil. La carrera que este profesional deberá escoger será Enfermería o Fisioterapia, pero con un perfil lo más amplio posible en cuanto a sus habilidades, desde cocina hasta contabilidad.

4. Inspector de cuarentena. Se encargará de establecer un perímetro de seguridad mientras se identifica el patógeno en caso de un brote epidémico. Medicina y Microbiología serán dos disciplinas que podrán encargarse de este nuevo perfil.

5. Ingeniero de órganos. Fabricará órganos a partir de ingeniería genética, regeneración de tejidos, biorobótica –de la que ya hablamos en Avanza en tu carrera– e ingeniería. Los profesionales del futuro ya pueden formarse en ello con el Grado o el Máster en Ingeniería Biomédica.

Hay muchas profesiones que todavía no se han desarrollado esperando su momento. Seguro que alguna te atrae, o se te ocurre alguna más de las que hemos mencionado. Lo importante es formarse bien y buscar el hueco y el momento adecuado.

 

Copenhagen Central Space Station (CC-Flickr) de Björn Söderqvist