Pues vaya obviedad, pensará alguno al leer el título. Todo el mundo quiere ser jefe… No exactamente, y menos hace unos años, en vacas gordas, cuando las condiciones laborales, y hasta nuestros propios empleos, eran más estables, parecían incluso inamovibles. Un empleado sin cargo podía disfrutar de unos emolumentos adecuados, y no sentir la necesidad de aspirar a nada más. Tiempos aquellos.

“Ante la dificultad de conseguir un aumento de sueldo o cambiar de empresa en un contexto en el que la crisis deja pocas posibilidades, muchos profesionales se plantean dar un giro a sus carreras dentro de sus propias compañías postulando a un puesto mejor”, describe la situación actual ESCP Europe. “Convertirse en jefe es para algunos el ansiado dorado”, agregan desde la escuela de negocios. No solo para aumentar ingresos sino también “para recuperar la motivación.

Llegados a este punto, Miguel Palacios, profesor experto en Organización de Empresas, ofrece algunas claves “para ponerse en el buen camino hacia un futuro ascenso”.

Sentido y sensibilidad. “Entender el contexto en el que se encuentra tu empresa, conocer su posición real en el mercado, sus puntos fuertes y sus áreas de crecimiento son requisitos básicos para poder optar a un ascenso. Si no tienes la fotografía exacta de su situación actual, no te aventures”.

Let’s crising. “Mucho se habla de convertir la crisis en oportunidad. Analiza los puntos débiles de tu empresa, las carencias que presenta y busca soluciones para potenciar esas áreas. Después… lánzate y propónselas a tus superiores. Eso sí, asegúrate primero de que tus receptores son los adecuados”.

No dejes de entrenar. “Tal vez te sientas muy cómodo con las funciones que desempeñas en tu actual trabajo, pero recuerda que una vez que ya tienes el terreno dominado es momento de asumir nuevos retos y seguir formándote. No te aburrirás y tus jefes te verán como una persona activa, con una carrera profesional en continuo desarrollo y con la que contar para posibles promociones.”

Yes you can. “No descartes nunca las oportunidades internacionales que tu empresa pueda ofrecerte. En el momento actual, tener un perfil abierto a la movilidad es un plus importante para el currículum en cualquier compañía y una buena forma de promoción interna además de la aventura personal que supone”.

Todo cambia, nada permanece. “Reserva tu sentimiento de arraigo para la familia y los amigos. Las organizaciones son organismos vivos en constante evolución y aquello de estar toda la vida en la misma empresa no sólo está demodé sino que no favorece en nada tu currículum. Presta atención a los cambios y súmate a ellos.

En palabras del profesor de ESCP Europe “no existen razones para que una persona no pueda ascender en su empresa”. Otra cosa es que no todo el mundo puede, ni probablemente quiera, llegar a convertirse en el director general. “Es igual de loable dirigir un equipo como ser pieza fundamental del mismo. Lo importante es sentirnos reconocidos, útiles y saber que estamos haciendo aquello que mejor se nos da, asumiendo siempre nuevos retos y sin desaprovechar el desarrollo de nuestro talento”, concluye.

* Imagen: Valeriy Osipov. Flickr. Bajo licencia CC