Todos los años el gobierno de turno acuerda, mediante decreto ley, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI)  que tendrá vigencia durante el año. La subida del SMI es una medida que ayuda a mejorar diferentes variables económicas y que es sintomático de la buena marcha de la economía. En su favor, la Carta Social Europea recomienda que el SMI suponga el 60% del salario medio (unos 1.126 euros al mes). Actualmente este salario está fijado en 850 euros mensuales lo que significa que queda recorrido de mejora.

Incremento del SMI en un 22,3%

El gobierno ha anunciado un acuerdo con el grupo parlamentario Unidos Podemos sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Entre las medidas de mayor calado se encuentra un incremento del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros/mes en catorce pagas para el año que viene, lo que significa un incremento del 22,3 % respecto a este año.

Está previsto que este incremento se produzca a partir del uno de enero de 2019. Aunque entra dentro del paquete de disposiciones sobre los presupuestos para el próximo año no estaría sujeto al acuerdo parlamentario porque el gobierno tiene la potestad de, mediante decreto ley, fijar el SMI como hace cada año.

Las reacciones a este inesperado cambio de las condiciones que han sido presentadas a la Comisión Europea para confirmar su cohesión con el compromiso europeo, y que han contado con el beneplácito de su presidente Jean Claude Junker, han sido inmediatas.

Medio millón de autónomos no cobra el salario mínimo pero sí lo cotizan

Una de las primeras reacciones la han protagonizado los trabajadores autónomos que se verían afectados en gran medida por esta decisión. El SMI  está relacionado directamente con la base mínima de cotización. Un 85% de los trabajadores por cuenta propia cotiza por el mínimo, por lo que un incremento del salario mínimo aumentaría su obligación de cotización en unos 420 más al año. En este punto el Gobierno ha enmendado la propuesta inicial con el fin de minimizar los posibles efectos negativos que el incremento de la cotización mínima podría suponer para los autónomos y es que está previsto hacer realidad una reclamación histórica que es la cotización por los ingresos reales. Medio millón de autónomos no llega a percibir el salario mínimo pero, aún así, está obligado a la tributación mínima.

El pacto con Podemos incluye la disposición de que se cotice por los ingresos reales a lo largo del 2019. El compromiso del Gobierno es que estas medidas vayan de la mano para que no se siga produciendo el sobrepago al que ya están acostumbrados los autónomos.

Pero aquí no acaban las reticencias, el responsable de la principal asociación de trabajadores autónomos (ATA) señala que la subida supondrá un incremento de los costes laborales en aquellos autónomos empleadores, por lo que piden desde la asociación que el SMI aumente pero no las bases mínimas de cotización.

¿Qué repercusión tiene la subida del SMI sobre el resto de salarios?

El pacto pasa por encima de la negociación colectiva, según la COE

Otra de las críticas viene por parte de la COE, principal organización de la patronal, que además lanza una advertencia. Acusan al gobierno de pasar por encima del acuerdo de subida salarial firmado en junio por la COE, CCOO y UGT (Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva –AENC-). En este acuerdo se fijaba una subida del salario mínimo por convenio de 1000 euros/mes para el 2020 (y del 3% para este año). La patronal ha advertido que una subida no progresiva del salario mínimo como han pactado obligará a que no se cumpla con el incremento salarial  acordado en el AENC en los convenios que quedan por firmar el resto del año.

Entre las reprobaciones a esta disposición también se argumenta que el incremento del salario mínimo afectará directamente a la contratación indefinida. La contratación temporal se verá aumentada por la carestía que supondrán los contrato indefinido, además de empujar hacia el empleo sumergido motivado por los mayores costes de contratación. Otra consecuencia, auguran, será un crecimiento del paro estructural entre las personas que recibirían el salario mínimo: jóvenes y trabajadores menos cualificados.

Impulso de la economía a través del consumo interno

Las opiniones favorables a la medida alegan que esta subida permitirá un incremento del consumo interno y se producirá un impulso de la economía. Las arcas de la SS se verán engrosadas mediante los mayores ingresos por IRPF y el IVA por el previsible incremento del consumo. Por otro lado, estudios realizados en Alemania tras el aumento del salario mínimo concluyen que un incremento de este elemento tiene efectos directos en positivo sobre la tasa de empleo.

La Ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero, apuntó que, para que el aumento en los costes laborales fuera más suave para las empresas, entre el paquetes de medidas, que deben aprobarse en el parlamento, se contempla una reducción del tipo nominal impuesto de sociedades (del 25% al 23%) para aquellas compañías que perciban ingresos inferiores a un millón de euros anuales.

La subida del SMI tiene efectos directos sobre un porcentaje muy escaso de trabajadores. Pero de forma indirecta también lo tiene sobre el resto de quienes prestan sus servicios por cuenta ajena ya que aporta un argumento a la negociación colectiva en el sentido de que se orienta hacia el aumento del salario del resto de trabajadores.