Durante una entrevista de trabajo el seleccionador se interesará por aspectos de tu curriculum que le gustaría que desarrollaras para poder hacerse una idea de cómo encajarías en el puesto vacante. Pero no debemos dejarlo todo en sus manos. Al final de la entrevista te preguntará si tienes algún comentario o cuestión que haya quedado en el tintero o que te gustaría aclarar. Esta es tu oportunidad de no dejar ningún hilo sin rematar. De esta forma te asegurarás de que ha sabido ver las posibilidades de que tu perfil encaje con el puesto. Házselo saber eligiendo buenas preguntas.

Por otro lado deja ver lo competente que eres para ese puesto, tu interés y la confianza que tienes en tu experiencia y conocimientos. También te dará pistas sobre cómo ha ido la entrevista. Es importante llevar seleccionadas dos o tres preguntas para cuando llegue ese momento. El entrevistador sabrá que has preparado a fondo la entrevista y ganarás puntos por ahí.

¿Cuál es el perfil del candidato ideal para el puesto?

Es una forma de orientar tu bagaje profesional a las necesidades de la posición. En caso de que mencione alguna de la que no se haya hablado tienes la oportunidad de exponer cómo encajarían tus conocimientos y perfil en ese punto y reforzar tu candidatura.

¿Qué preguntas debes hacer a tu seleccionador?

¿Cuáles son las principales dificultades a las que tendré que hacer frente? ¿Qué escollos me podré encontrar?

Es una forma hacer que el entrevistador te imagine en el puesto. Por otro lado dejas claro que te interesa aquello de “qué puedo hacer yo por la empresa” y no tanto “qué puede hacer la empresa por mi”.

¿Hay alguna duda sobre mi formación o experiencia que no haya quedado clara?

Es el momento de que exprese las dudas que le han surgido y tener la ocasión de despejarlas y que no contribuyan a dar una idea negativa de tu candidatura. Además podrás demostrar la confianza que tienes en tus habilidades y conocimientos.

¿Qué oportunidades ofrece la empresa en cuanto a formación continua?

Explorar las posibilidades de mejora en tu puesto a través de la formación será signo de voluntad de compromiso con la empresa. Es una de las cuestiones que más valoran los candidatos a la hora de acceder a un puesto por lo que es uno de los puntos fuertes en el employer branding.

¿A qué próximos retos se enfrenta la empresa y cómo puedo ayudar a hacerlos viables?

Esta pregunta requiere de un estudio previo de la trayectoria de la compañía y una oportunidad para que el reclutador te ofrezca información más precisa sobre la empresa y su cultura corporativa. Ayudará argumentar cómo alinearlos con tus objetivos profesionales y a posicionarte de forma proactiva.

¿Cuál es el siguiente paso en el proceso de selección?

Con esta pregunta tendrás una idea de en qué posición te encuentras y cuántas personas se encuentran en tu misma situación. Pregunta sobre el tiempo estimado tienen previsto para la incorporación y qué plazo tienen previsto para finalizar el proceso de selección. De este modo dejarás abierta la puerta para que tu entrevistador te comente cómo sabrás el resultado final de tu candidatura.

Estas son algunas de las preguntas que puedes plantear al finalizar la entrevista aunque durante la preparación, en las pesquisas que hagas sobre la empresa, seguro que surgirán otras. Asegúrate de que llevas preparada esta parte y que formulas las cuestiones de una forma conveniente y cuidadosa. Provocarás un efecto positivo en tu entrevistador al demostrar tu interés en el puesto.

 

Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas