Tienes una idea a la que llevas meses dándole vueltas, pensando en hacerla realidad, y cuando por fin das el salto y te atreves, una avalancha de dudas te inundan cada día.

Convertirse en emprendedor, es decir, crear una empresa de la nada, es una aventura en todos los sentidos, y se necesitan consejos y asesoramiento. Pero es aquí cuando llega el terreno peligroso.

Ni mucho menos pretendemos generalizar, pero como en casi todas las áreas profesionales, dentro del coaching y la formación, existen muy buenos profesionales, y también algunos que no lo son tanto. Tenemos que diferenciar quiénes están verdaderamente cualificados y cuentan con la experiencia necesaria para poder guiar a quienes acaban de crear su empresa.

Detrás de un título de conferencias o jornadas estratégicamente buscados, el protagonista es el ponente o formador que nos va a aconsejar sobre nuestra empresa o start up.

Uno de los puntos clave que nos confirmará que un formador nos va a aportar soluciones y buenos consejos, es que haya sido emprendedor y haya pasado por la experiencia de crear una empresa. Con mejor o menor éxito, eso es independiente, pero al menos, tendremos la seguridad de que habla con el background de una experiencia real y no teoriza sobre qué escenarios o situaciones se puede encontrar un emprendedor.

Pero como ya hemos dicho en otras ocasiones, este es un blog optimista sobre el empleo y todas sus facetas, así que valga este consejo para que aquellos valientes que se lanzan a la aventura de ser emprendedores, busquen el asesoramiento cualificado y preparado que necesitan, para conseguir el éxito con su empresa.