«¿Me pueden despedir por faltar un día al trabajo?». Por un día, aunque todo depende de la empresa o del jefe, lo más probable es que no. Ni por dos, o incluso tres, pero si el absentismo es intermitente pero continuado y sin justificación… entonces deberías tener cuidado. A continuación te damos todos los detalles que aparecen en la ley sobre el despido por absentismo, así como qué puedes hacer en caso de que te ocurra.

Motivos para que te despidan por absentismo

El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores establece que el absentismo laboral puede ser causa de despido objetivo “por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses”. Es decir:

  • El 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos (si el total de las faltas de asistencia supone el 5% de las jornadas hábiles en los últimos 12 meses).
  • El 25% de las jornadas hábiles en 4 meses discontinuos, en un periodo de 12 meses.

Qué hago si me despiden por absentismo

Una ausencia en el trabajo afecta a toda la jornada, por lo que no se trata de una simple falta de puntualidad. Además de que debe producirse de forma intermitente y no continuada. Sin embargo, ¿qué se considera ausencia y qué no? No se consideran ausencias las siguientes:

  • Huelga legal.
  • Actividades de representación legal de los trabajadores.
  • Accidente de trabajo.
  • Bajas por embarazo, lactancia, maternidad y paternidad.
  • Enfermedad o accidente no laboral de más de 20 días consecutivos.
  • Bajas por violencia de género.
  • Tratamientos de cáncer o enfermedad grave.
  • Licencias retribuidas.

Entonces, ¿y si tengo que llevar a mi hijo al médico?, ¿y si tengo que cuidar de un familiar enfermo?, ¿y esa gestión administrativa que solo puedo hacer durante mi jornada laboral? Lo cierto es que, aunque tengas partes médicos que justifiquen tu ausencia, podrían despedirte por absentismo laboral. Así que es importante estar bien informado sobre los procesos si llegara a ocurrir.

Me han despedido por absentismo: ¿qué hago?

Puesto que se trata de un despido objetivo, la empresa te avisará 15 días antes explicándote los motivos mediante una carta de despido. Si no lo hiciera, está obligada a pagarte esa falta de preaviso. Asimismo, como trabajador tienes derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Lo cierto es que este tipo de despidos son menos frecuentes (solo en casos muy evidentes, que los hay), pero si te ocurriera tienes derecho a impugnarlo. Para ello tienes un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efectos de la medida. Primero deberás presentar una papeleta de conciliación laboral y, si no se llega a ningún acuerdo, presentar una demanda ante los juzgados de lo social.

Una buena comunicación con tu empresa o con tu jefe suele ser suficiente para justificar determinadas ausencias motivadas por algún problema puntual. Pero nunca está de más conocer todos detalles que pueden llevarte a un despido por absentismo.