Hace un par de décadas los diseñadores web, tal como los conocemos ahora, todavía no existían. Eran los comienzos de esta profesión. Pero hoy en día, el diseñador web tiene unas tareas muy definidas. Poco a poco se ha ido consolidando el perfil de este profesional, que constituye una de las piezas clave dentro de las tecnologías de la información y comunicación.

Francis Restoy y Joseba Alonso, al frente de Refr3sh, han trabajado para webs de sitios que reciben gran cantidad de visitas como Mafre, Televisión Española, o de grupos de música como Estopa o El Canto del Loco. Nos recuerdan cómo en sus comienzos, a finales de los noventa, “había profesionales del diseño gráfico pero no del diseño web y muchos hemos ido aprendiendo sobre la marcha y hemos ido mejorando en nuestros procesos de creación a base de mucho sudor, amor y muchas horas de trabajo”.

Qué se espera de un experto en diseño web

Las principales características que definen a un buen profesional del diseño web se pueden resumir en tres áreas:

  • Creatividad y gusto estético. Esta es la competencia por excelencia que se le exige a un profesional de cualquier rama del diseño. No solo debe estar al día de las tendencias y saber de composiciones, colores y tipografías. Ha de ser capaz de generar propuestas creativas que atraigan y llamen la atención del usuario o bien que se adapten a sus necesidades, que sean útiles.
  • Conocimientos técnicos. El diseño de una web por lo general es un trabajo en equipo en el que intervienen distintos profesionales. Los diseñadores web no siempre son los que llevan a la práctica la arquitectura de una página; sin embargo, tienen que conocer bien los lenguajes que se emplean y el código que se aplica para poder determinar qué se puede hacer y qué no, y sacar partido a todas las posibilidades.
  • Constante actualización. Internet está en continuo cambio, hay muchos aspectos de los que siempre hay que estar pendiente. Hoy en día es crucial que una web cargue rápido, que se vea en cualquier dispositivo y que sea funcional. Hay que mantenerse al tanto de las tecnologías que se desarrollan para conseguirlo, y no estancarse en una forma de hacer las cosas porque puede que se quede obsoleta en nada de tiempo.

Los retos a los que se enfrenta la profesión

Una de las realidades con las que debe contar un diseñador web hoy en día es que los usuarios de la red se han convertido en usuarios expertos. Esto es algo que nos advierten Francis Restoy y Joseba Alonso, el usuario se ha vuelto más exigente y “el tener usuarios más exigentes obliga a tener profesionales cada vez más preparados y con procesos de trabajo mucho más profesionales y organizados, cosa que antes no teníamos”.

La interactividad con el consumidor ha propiciado que las páginas dejen de ser estáticas y que se habiliten funcionalidades para que pueda incidir con sus acciones en el propio producto o en el contenido que consume. Por este motivo, es importante que los diseñadores web sepan de usabilidad, aunque no sean necesariamente expertos en ello.

Si quieres dedicarte al diseño web, debes cursar formación especializada. Hay titulaciones medias, superiores y de posgrado que te ayudarán a prepararte y te llevarán a adquirir las competencias que hemos señalado, y también hay cursos cualificados que te mantendrán siempre al día en este sector.

Podrás encontrar el itinerario que más te convenga en el buscador de Avanza en tu Carrera.