Historias de 20 x 20. Esto es lo que nos encontraremos si acudimos a una PechaKucha Night. Si vives cerca de Córdoba, Ourense, Málaga o Bilbao, entre muchas otras ciudades, puedes experimentar una experiencia nueva. Las ciudades españolas combinan sus noches de fiesta con noches en las que las ideas son las protagonistas.

¿En qué consiste el reto? En contar una historia con 20 diapositivas programadas para estar en pantalla 20 segundos. 6 minutos 40 segundos en los que sobran detalles irrelevantes, en los que hay que ir al grano y en los que el elemento visual es protagonista de las transparencias, ya que este estilo de presentación suele basarse en fotografías o composiciones gráficas, por su concepción original.

Este tipo de presentaciones y los eventos en los que se exponen fueron creados en Tokio en 2003 por dos arquitectos, Mark Dytham y Astrid Klein. “PechaKucha” deriva de una expresión japonesa que equivale a “blablabla”. En principio, estos eventos eran un escaparate para que jóvenes artistas, diseñadores y arquitectos pudieran exponer sus ideas, relacionadas con el diseño y la creatividad. Pero no hay que cerrarse al poder que tiene este formato para dinamizar conferencias con varios ponentes sin aburrir a la audiencia, o para presentar rápidamente ideas emprendedoras.

¿Qué ventajas tiene este formato respecto a otros? Nos obliga a sintetizar nuestro discurso, haciéndolo fluido y eliminando “puntos muertos”. Además, las PechaKuchas son muy visuales y, practicando con ellos, podemos desarrollar mucho nuestras habilidades de comunicación oral, ya que su rapidez nos obliga a ser mucho más concisos a la hora de explicar nuestras ideas.

Aunque no fueron pensadas para ello, pueden ser una poderosa herramienta para emprendedores en rondas de inversores, ya que la mayoría de las ideas presentadas serán complejas, largas y aburridas. Puedes destacar presentando tu idea de una manera más dinámica, rápida e interesante, pero sobre todo original, lo que te dará puntos a la hora de que recuerden tu proyecto y lo tomen en consideración.

También tiene interesantes aplicaciones en educación, porque alumnos acostumbrados a clases largas, aburridas y siempre iguales se encontrarán con clases en las que la forma en la que el profesor intenta transmitir los conceptos es diferente, mediante puntos clave, y será más fácil mantener la atención de los alumnos en materias a priori complicadas.

Si te atraen las PechaKucha Nights, averigua cuándo se celebra la más cercana y prepárate para disfrutar de una noche diferente. Estas noches son una buena oportunidad para conocer lo que se mueve a tu alrededor, presentar tu idea ante otras personas a las que puede interesarles y practicar algo de networking. Además, si quieres mejorar tus habilidades a la hora de presentar tus ideas, hay muchos cursos que pueden ayudarte.

 

 

Foto: D&AD Pecha Kucha (Flickr) con licencia CC