Con unos datos sobre afiliación calificados de “históricos” durante el mes de abril en el que las aportaciones a la seguridad social se incrementaron en un 3,77% (212.216 afiliados más) y un descenso del paro registrado (con diferencias significativas respecto a la EPA del I trimestre que no recogía los buenos datos de Semana Santa) en casi once puntos respecto al año pasado, el dato más bajo desde julio de 2009, aún queda mucho por hacer según se afirma desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social liderado por Fátima Báñez.

Medidas para la coordinación de prestaciones

Todavía hay 1.394.700 de hogares con todos sus miembros en el paro y 648.300 hogares en los que no entra ningún ingreso. Con el fin de poder dar mejor cobertura a estos ciudadanos se ha constituido recientemente un Grupo de Trabajo para la Tarjeta Social. Este grupo ha sido constituido por los representantes de otros ministerios como la de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, el Secretaria General de Administración Digital, Domingo Molina, los consejeros y representantes de las Comunidades Autónomas y representantes de la Federación Española de Municipios y Provincias.

Se trata de una herramienta que recogerá información sobre las prestaciones de las que se es beneficiario a todos los niveles, tanto por parte de la Administración del Estado como de las comunidades, las municipales e incluso si se recibe algún beneficio que provenga de ONG. La intención es optimizar la información que ya tiene el Registro General de Prestaciones con el fin de servir para diseñar mejores políticas públicas dirigidas a dotar de cobertura a cualquier persona que lo necesite. También se contempla como instrumento de análisis estadístico.

Por otro lado se pretende que sea una fórmula que evite duplicidad en las prestaciones y forme parte de las medidas destinadas a evitar el fraude a la Seguridad Social. Con la creación de esta tarjeta  se aspira además a mejorar la coordinación entre las distintas administraciones y avanzar hacia una financiación más eficaz del sistema de ayudas.

¿Qué es la tarjeta social?

Creación de un “club de pobres”

La gestación de este sistema no está exento de críticas. Desde la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales se considera que la tarjeta social no aportaría ninguna mejora ni a la coordinación ni a la visibilización de las prestaciones ya que con los datos vinculados al DNI o el NIE ya se tiene acceso a esa información. Es más, se considera que puede constituirse como una herramienta de estigmatización que acreditará la pertenencia a un “club de pobres”.
Inscríbete en Infoempleo y encuentra las mejores ofertas