El salario social es una ayuda que se concede a las personas o unidades familiares que no tienen acceso a otro tipo de recursos o que no tienen unos ingresos mínimos que le permitan tener una vida digna. El objetivo es garantizar una calidad de vida básica y apoyar el acceso al empleo a través de acciones de orientación y formativas.

País Vasco, comunidad pionera en el salario social

El salario social, renta mínima de inserción, ingreso mínimo familiar o renta garantizada de ciudadanía es la forma de llamar a esta prestación en diferentes comunidades autónomas. La primera comunidad que estableció este sistema de garantía de ingresos fue el País Vasco en el año 1989, la Renta de Garantía de Ingresos. Haciendo uso de la autonomía que se confirió a las comunidades autónomas se fijó este derecho para personas sin recursos. Curiosamente, la iniciativa partió de la propia comunidad, sin la intervención del Estado y sin acogerse a ninguna otra ley constitucional.

Poco a poco, el resto de las comunidades la fueron implantando para sus ciudadanos hasta llegar a completar la totalidad del territorio.

Ayuda para víctimas de violencia de género, entre otras

Necesitar unos ingresos mínimos para subsistir puede ocasionarse por una situación sobrevenida, como, por ejemplo, ser víctima de violencia de género o por circunstancias que pueden derivar en exclusión social como tener orfandad absoluta y/o haber sido tutelado por una institución antes de cumplir la mayoría de edad.

Uno de los requisitos que se suelen pedir es tener residencia legal en España, pero su importancia varía según la comunidad autónoma. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid es imprescindible. Sin embargo, en el País Vasco o Cataluña no es necesario poseerla, solamente acreditar documentalmente la identidad.

Otra de las condiciones es estar empadronado con anterioridad en la comunidad donde se solicita. A veces un año y otros seis meses. Con excepciones, si se es víctima de violencia de género, de explotación sexual o laboral u otras circunstancias se puede obtener sin cumplir con este requisito.

Cuánto es el salario social en 2019

Prestaciones que sustituyen o que complementan

Dependiendo del enfoque y de la región, otro de los requisitos es no tener acceso a otras prestaciones, independientemente de la cuantía, o que los ingresos sean insuficientes para tener unos mínimos. Sin embargo, en algunas comunidades se puede complementar lo recibido por otras prestaciones, como la pensión, para acceder a unos ingresos dignos.

En los casos en los que se constituya una unidad familiar, dependiendo de la edad, es necesario cumplir con determinados requisitos. Los menores de 16 años tienen que estar escolarizados y, en el caso de que haya personas entre 16 y 25 años en edad laboral que no trabajen, se debe acreditar que están realizando estudios oficiales. Estar al cargo de menores o de personas con discapacidad también exime de encontrarse inscrito en los programas de búsqueda de empleo.

También se puede solicitar si se trata de una unidad familiar constituida por una sola persona. En algunas comunidades si la prestación por jubilación o la no contributiva que se está recibiendo no es suficiente se puede solicitar para complementarla con esa ayuda.

La cuantía que se percibe se compone de una parte fija, que suele rondar los cuatrocientos euros, dependiendo de la comunidad a los que se añade una cantidad por cada miembro de la familia, que constituye la parte variable. El máximo puede llegar al salario mínimo interprofesional de 900 euros, como en el caso de Madrid. O superarlo, como los 947 euros para una familia de tres miembros o 996 euros en familias monoparentales de tres miembros o más, como es el caso del País Vasco. El ejemplo de Cataluña es el más generoso. Dos adultos con tres hijos pueden percibir 1.181 euros.

Solicitar el salario social

El laberinto de trámites hace que sea complejo reunir todos los requisitos formales. Por este motivo, asociaciones vecinales o servicios sociales se suelen encargar de asesorar a las familias para presentar la solicitud.

El derecho a percibir la ayuda se adquiere desde el día siguiente a la presentación de la documentación. No obstante, todas las administraciones autonómicas tienen un número de teléfono gratuito para la consulta del expediente.

Adicionalmente, se puede acceder a otros recursos a través de instituciones municipales, autonómicas, asociaciones vecinales u ONGs. Estos recursos tienen que ver con alimentación, vivienda, material escolar y otras necesidades básicas.

En todos los casos se pide un compromiso para salir de la situación y se añaden recursos orientados para el acceso al mercado laboral.

Te ofrecemos más información sobre los trámites específicos en la comunidad donde resides.