El paro entre jóvenes menores de 25 años continúa en un porcentaje muy preocupante: el 42,91% de ellos no tiene empleo. El Plan de Garantía Juvenil se ocupa de que los que se encuentran en esta situación tarden menos de 4 meses en encontrar trabajo. Recientemente se ha aprobado una nueva medida que amplía los beneficiarios de este programa.

En 2013 se aprobó el Plan Nacional de Implantación de la Garantía Juvenil en España, que se pondría en marcha al año siguiente. Recibe fondos del Consejo Europeo, organismo que, en 2013, propuso dotar una partida presupuestaria de 6.000 millones de euros en el periodo 2014-2020 para tratar de reducir el desempleo juvenil entre los jóvenes europeos.

Potenciar las oportunidades de trabajo para jóvenes en 2017

España cuenta con un presupuesto de 1.082 millones de euros en 2017 para invertir en el Plan de Garantía Juvenil. A final de año, tendrá que justificar ante la Comisión Europea que el gasto se ha llevado a cabo para que la partida no se reduzca. En el año 2018 serán 849 millones los que se reciban. Hasta 2023, la cuantía proporcionada por el organismo europeo ascendería a 3.260,6 millones de euros.

Dentro de este programa se encuentra también la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, que se ocupa de promocionar el emprendimiento entre los jóvenes, de formarlos y también de bonificar a las empresas que se decidan a incorporar a jóvenes trabajadores en sus plantillas. Según datos recientes del Ministerio de Empleo, esta iniciativa unida a la Garantía Juvenil, ha generado un millón y medio de oportunidades entre los beneficiarios, y un millar de entidades han contribuido a que los jóvenes tengan un empleo a través de estos programas.

Trabajo para jóvenes

Nuevos requisitos que amplían el número potencial de jóvenes beneficiarios

Actualmente, hay algo más de 400.000 jóvenes inscritos en Garantía Juvenil. Esta cifra podría llegar a ampliarse hasta el millón de inscritos. Para alcanzarla, se han hecho más flexibles los requisitos de inscripción a través de un real decreto que modifica dos condiciones:

  • Ya no se exigirá que no se haya recibido formación en los 3 meses previos a la inscripción o que no se haya trabajado en al menos un mes antes de esta fecha. Ahora, se pueden inscribir los jóvenes que no hayan recibido formación o hayan trabajado simplemente el día antes de inscribirse. Es decir, a los dos días de terminar su formación o trabajo, el joven podrá apuntarse a Garantía Juvenil.
  • Los jóvenes que estén inscritos como demandantes de empleo podrán figurar también en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, incluso con carácter retroactivo.

Por otro lado, se continúa promocionando el emprendimiento como forma de autoempleo. El mismo real decreto prevé que los jóvenes menores de 30 años que quieran emprender seguirán beneficiándose de la tarifa plana para autónomos, pero este beneficio no correrá por cuenta de la Seguridad Social como hasta ahora, sino del Servicio Público de Empleo Estatal, es decir, será cofinanciado por el Fondo Social Europeo.