En los últimos años la robótica no ha dejado de sorprendernos. Hace unos meses veía la luz la primera mano biónica sensible al tacto y hace escasos días Eugene Goostman, un programa informático que simula a un adolescente ucraniano, logró superar el test de Turing por primera vez en la historia. Y es que, la robótica y las nuevas tecnologías parecen haber entrado en nuestras vidas por la puerta grande. Por ello muchas organizaciones han decidido crear atractivas campañas que animen a los más pequeños a iniciarse en el mundo de la informática. Una de ellas es Programa tu obra, el I Ciclo Nacional de Teatro Robótico celebrado en España.

Se trata de una iniciativa que pretende demostrar los beneficios de aprender programación durante la infancia: potencia la creatividad, el pensamiento constructivo y la aplicación de conceptos abstractos.

Más de 28 colegios e institutos de la provincia de Alicante participaron en este proyecto en el que debían crear obras de teatro y cortometrajes donde robots y humanos fuesen protagonistas. Los alumnos fueron los encargados de elaborar el guión, realizar el vestuario, el decorado y programar a Aisoy1, el primer robot 100% español con inteligencia emocional.

Para ello, alumnos y profesores aprendieron el uso del Scratch, un lenguaje de programación desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) que permite a los niños programar sin escribir una sola línea de código. Se trata de un intuitivo sistema basado en cajas de colores ideado para personas sin conocimientos informáticos. Una forma diferente y original de demostrar que aprender programación también puede ser divertido.

Si quieres seguir investigando sobre el uso de las nuevas tecnologías en la educación échale un vistazo a Los mejores videojuegos educativos y El uso de las apps en la educación. Y si lo tuyo es la robótica quizás te interesen los cursos de robótica que tenemos para ti.