La convocatoria para oposiciones a secundaria 2020 donde se incluyen más de 27.000 plazas docentes, y cuyo examen estaba previsto para el mes de junio de este año, serán aplazadas en gran parte de las comunidades autónomas por la crisis del coronavirus.

Unos doscientos mil aspirantes, según algunos cálculos, se estaban preparando para el examen oposición que da derecho a una plaza de docente en secundaria en su comunidad cuando irrumpió la crisis sanitaria.

Falta de acuerdo para evitar el “efecto llamada” entre comunidades

La incertidumbre sobre cómo se desarrollará la vuelta a la normalidad ha llevado a la Ministra de Educación, Isabel Celaá a consultar a las diferentes comunidades autónomas, responsables de la convocatoria, con el fin de llegar a un acuerdo común sobre las fechas alternativas de celebración.

El pacto que se quiere alcanzar es el que ya existe de forma tácita desde hace años, que trata de evitar el efecto llamada de aspirantes que produciría el que unas comunidades las convocasen y otras las retrasaran.

Finalmente, doce de las comunidades han decidido aplazar las oposiciones a secundaria 2020 hasta el año que viene. Baleares las retrasa hasta este otoño. Mientras que Cataluña, País Vasco y Galicia por el momento se decantan por mantener las fechas previstas. Aunque, como esta decisión estaba condicionada a una prórroga del estado de alarma más allá del 11 de abril, puede que cambien de opinión en los próximos días.

Tuempleo_oposiciones-profesor-secundaria-2020

Preocupación por la posible disminución de plazas ofertadas

Hay un problema adicional, y es que en muchas comunidades también estaban previstas las oposiciones a maestro de primaria, y piden que se pospongan hasta el año 2022. Todo dependerá de si las circunstancias lo permiten. Por lo que cabría la posibilidad de que se pospusieran en los territorios reticentes a la prórroga.

Los sindicatos de educación también prefieren que se celebren cuanto antes. Explican que se trata de una convocatoria con un número excepcional de plazas. Su objetivo es corregir, en cierto modo, la escasez de convocatorias de años anteriores, producto de los recortes. Temen que el aplazamiento modifique también el número de plazas ofertadas, debido a la crisis de tipo económico que pueda desencadenarse cuando se consiga controlar la sanitaria.

En este sentido, algunas comunidades como Madrid o el País Vasco se han comprometido a mantener el número de plazas que se ofertó inicialmente para docentes de secundaria en 2020.

Las circunstancias del confinamiento dificultan el estudio

Este aplazamiento viene motivado por una cuestión de salud pública. Todavía no se sabe si será necesario prorrogar el estado de alarma más allá del 26 de abril. Si se levantara dicho estado se estaría a tiempo de organizar la convocatoria, afirman algunos responsables autonómicos.

Los opositores exponen que las circunstancias que se están viviendo con el confinamiento, les impide poner toda la carne en el asador en estos momentos. La carga del trabajo docente se ha complicado con las clases online a las que ha obligado el cierre de centros educativos.

Por otro lado, las condiciones para el estudio han quedado seriamente perjudicadas. Alegan falta de concentración y oportunidad de continuar con la dura rutina que exige la preparación de este tipo de pruebas.