La conciliación de la vida familiar y laboral da un paso más hacia la igualdad en el reparto de responsabilidades en cuanto al cuidado de los hijos. A partir del 1 de enero de este año el permiso de paternidad ha sido ampliado en dos semanas más, con lo que los nuevos papás podrán disfrutar de 28 días, en lugar de 15 días. Este permiso será intransferible, es decir, solo podrá disfrutarlo el padre.

La medida fue aprobada en el año 2009 por el equipo de Zapatero y estaba prevista su entrada en vigor en el 2011. La aplicación de esta norma se fue retrasando. El motivo que argumentaron los distintos gobiernos fue la falta de presupuesto. En 2015 se volvió a reclamar que entrara en vigor a través de una iniciativa aprobada por una amplísima mayoría en el congreso (173 votos a favor). Esta iniciativa proponía también que se equiparase el permiso de paternidad con el de maternidad.

Desde su implantación en 2004, 240.000 trabajadores de media disfrutan al año de los días por paternidad. Un 85,7 % de los padres disfrutaron de la licencia. La ley también otorga un tiempo de la licencia de maternidad como transferible al padre, pero solo disfrutan de este derecho un 2% de los hombres.

La necesidad de un permiso de paternidad

Deshacer la imagen del rol tradicional adjudicado a la mujer en la tarea de cuidado casi en exclusiva de las criaturas recién nacidas no está siendo tarea fácil. Pero a nivel legislativo hay algunos aspectos que favorecen el que se vaya instalando un reparto igualitario de las tareas de cuidado.

  • Remuneración. El hecho de que el permiso sea totalmente remunerado o al menos una gran parte desincentiva la renuncia al permiso por causas económicas y pone en igualdad de condiciones, al menos económicamente, los permisos de la madre y del otro progenitor.
  • Que sea intransferible. El que solo pueda ser disfrutado por quien es sujeto de derecho o, de lo contrario, el permiso se pierde hace que el número de personas que lo disfrutan sea mayor. Hay argumentos suficientes para afirmar que si se diera la opción de transferir el permiso a la madre para añadirlo a la baja por maternidad se elegiría esta opción al no estar asentado un modelo igualitario en la cultura de empresas donde todavía está mal visto que los varones alarguen la ausencia por estos motivos.

Se amplía permiso de paternidad

Ser un buen padre es más fácil en Eslovenia

Si hablamos del permiso de maternidad, España se encuentra por debajo de la media de los países europeos, establecida en 23 semanas frente a las 16 semanas de la baja maternal española.

Respecto al permiso de paternidad, el país que mejor cuida de los permisos a los padres es la República de Eslovenia, que les concede 13 semanas. De estas, dos semanas son pagadas y el resto no remuneradas.

En Finlandia los padres pueden disfrutar de 9 semanas de permiso. Portugal se encuentra en el tercer puesto de los países de la UE que mejor protegen la paternidad con 4 semanas de permisos, de las cuales 2 son obligatorias y están remuneradas al 100%. Malta, Italia, Hungría y Rumanía solo conceden un día de permiso remunerado a los nuevos padres. La obligatoriedad de coger los días de permiso por paternidad se impone solo en España (2 días) y Portugal (2 semanas). En Francia se otorgan 2 semanas remuneradas al 100%. Los padres en Dinamarca disfrutan de 2 semanas remuneradas. En Alemania el permiso por paternidad/maternidad es compartido y se disfruta de un máximo de 14 semanas.

En el caso de que se esté pensando en contratar personal fuera de nuestro país, se deberá tomar nota  de estos permisos.

La equiparación de los permisos de maternidad y paternidad favorecerá el que en el caso de las mujeres la factura de la maternidad no les salga tan cara para sus carreras profesionales y en el de los hombres que puedan disfrutar de una responsabilidad del 50% en el cuidado de sus hijos.