Según el Informe Infoempleo-Adecco, el 66% de las empresas reconoce que se ha encontrado con serias dificultades para cubrir vacantes en el último año. La razón principal por la que consideran que no han podido reclutar talento para estos puestos es porque los candidatos carecían de las competencias técnicas que se requerían.

Este fue el motivo que enunciaron el 50% de las que participaron en el Informe. Llama la atención que esta situación concurra con un paro muy elevado. Por eso, tratamos de analizarlo con más detalle.

Hasta qué punto las competencias son la razón

Según otro estudio publicado recientemente por el CES (Consejo Económico y Social) sobre competencias profesionales y empleabilidad, el desajuste entre la demanda de candidatos y la oferta de candidaturas es mucho menos acentuado en España que en otros países europeos, como Alemania. En el país germano, la proporción de vacantes sobre el total de la población activa es del 2,7%, mientras que en España supone tan solo el 0,3%. Esto se debe, en gran parte, a que hay más paro y las empresas no pueden contratar todavía al mismo ritmo que en otros países; aún así, el estudio señala que este desajuste entre la oferta y la demanda siempre ha sido menos acentuado en España.

Al margen de este hecho, el estudio señala otra realidad: el número de vacantes se ha incrementado, a pesar de que el paro ha disminuido. Una de las razones que encuentra para este desajuste es la diferencia que hay entre la formación y competencias profesionales que recibe la población activa y lo que requiere el sistema productivo.

Por otro lado, hay dos motivos principales más por los que las empresas encuestadas en el Informe Infoempleo-Adecco no pudieron contratar el talento que necesitaban: la falta de experiencia de los candidatos y unas expectativas salariales demasiado altas. Con respecto a este último, conviene tener en cuenta otro dato. Cuando se les preguntó por las medidas que habían adoptado para poner fin a esta situación, más de la mitad dijeron que habían optado por llevar a cabo acciones formativas o por introducir mejoras en los procesos de selección, también nombraron crear un mejor entorno de trabajo, reclutar directamente en los centros educativos, promocionar la movilidad interna o incluso, se planteaban aumentar la contratación de trabajadores extranjeros; sin embargo, tan solo el 5% propuso una mejora de los salarios.

Apostar por innovación y desarrollo

El Informe Infoempleo-Adecco señala, además, que las tres áreas donde está resultando más difícil encontrar candidatos adecuados son: ingeniería y producción, comercial y ventas y tecnología, telecomunicaciones e informática.

Los sectores tecnológicos y todas las áreas en crecimiento, en general, se verían fortalecidos si se invirtiera en I+D y en capital basado en el conocimiento. Así lo dice la OCDE, en su Informe de diagnóstico de la estrategia de competencias. Señala, además, que se debe apoyar a los trabajadores altamente cualificados y también a las universidades, que deben contribuir más a generar y difundir conocimiento.

En conclusión, no hay una única respuesta ante la pregunta que planteamos al inicio de este post. Son múltiples los factores que influyen para que queden puestos por cubrir al mismo tiempo que hay gente en paro. La solución parece estar en hallar un punto de encuentro entre los trabajadores, los centros de formación y las empresas. Todos ellos están condenados a entenderse y a trabajar de forma coordinada para mitigar esta situación en el futuro.