Finalizar el contrato a un empleado porque no ha renovado el permiso de trabajo no puede ser causa de despido según ha resuelto recientemente el Tribunal Supremo. De este modo queda ratificada la sentencia que el  Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) falló en favor de una trabajadora extranjera.

Este tribunal resolvió en primera instancia que una empresa debía indemnizar a una empleada originaria de un país no comunitario que llevaba ocho años ofreciendo sus servicios en la  misma. La empresa alegó como motivo de despido que la trabajadora no había renovado su permiso de trabajo.

Los derechos laborales protegen frente a situaciones sobrevenidas

Aunque el Alto Tribunal admite que el permiso de trabajo no renovado impide la continuación de un contrato de trabajo por otro lado da prioridad a los derechos de la empleada protegidos por haber prestado servicio con anterioridad.

La argumentación del Supremo se basa en que la retirada del permiso de trabajo es una circunstancia sobre la que “no puede ejercer ninguna influencia la conducta del trabajador”, por lo tanto el despido se considera una práctica abusiva. El contrato de trabajo de la empleada la protege frente a esta circunstancia.

Al encontrarse en situación irregular no fue posible la readmisión de la trabajadora a su puesto pero sí la indemnización con 16.633 euros en cocepto de despido improcedente.

thinkstockphotos-515306031

Motivos por los que no se renuevan los permisos de trabajo en España

La renovación del permiso de trabajo para las personas procedentes de estados fuera de la UE puede ser denegada por diferentes motivos. Principalmente las razones se encuentran entre estas.

  • No haberlo solicitarlo dentro del plazo máximo de 90 días tras su vencimiento.
  • No tener cotización suficiente ni continuidad en un contrato de trabajo. No tener tampoco un nuevo trabajo. En la información que facilita el Ministerio no hace referencia un tipo de contrato concreto para la renovación del permiso.
  • Si se ha residido fuera de España de forma continuada durante más de seis meses.
  • Tener antecedentes penales.

Solicitar el permiso de trabajo por primera vez

Los requisitos y trámites varían si todavía no se tiene residencia en España y quiere solicitarse tanto el permiso de residencia como el de trabajo. Las circunstancias de las que se parta harán más o menos complejo el proceso. Estas son algunas de ellas:

  • Ser ciudadano comunitario. Previa solicitud, podrán obtener la residencia legal permanente.
  • Existencia de acuerdos bilaterales como con Perú y Chile. En el caso de ciudadanos procedentes de estos países que quieran obtener un permiso de trabajo no se tendrían en cuenta las circunstancias previstas por la Situación Nacional de Empleo en España, es decir que no haya ningún residente legal, español o no, que se encuentra inscrito como demandante de empleo y que quiera ocupar ese puesto.
  • No ser ciudadano comunitario a la UE y solicitar la Tarjeta Azul de la UE . Para trabajadores altamente cualificados.

Para obtener una autorización inicial de residencia y trabajo es necesario, tras localizar una oferta de empleo y llegar a un acuerdo de contratación por ambas partes, que el trámite lo realice el empleador. Tiene validez de un año y es renovable.