Las razones para que alguien con trabajo decida cambiar de lugar de residencia suelen ser poderosas. Muchas veces el motivo es ir a un sitio con mejores oportunidades donde poder desarrollar la carrera profesional que se ha elegido. Durante los peores años de la crisis la movilidad laboral interna en España se redujo drásticamente. Los últimos datos publicados anuncian que es la primera vez en siete años que la movilidad laboral en trabajadores crece. Durante 2014 se desplazaron 95.436 trabajadores de su lugar de residencia.

Todos los años la Agencia Tributaria publica la estadística sobre Movilidad del mercado de trabajo en la fuentes tributarias con los datos recogidos durante dos ejercicios consecutivos, en este caso los de 2013 y 2014. Estas cifras sirven, entre otras cosas, para determinar cuántos asalariados se han cambiado de ciudad y cuáles son los destinos preferidos. Como el País Vasco y Navarra cuentan con sistemas fiscales propios, no aparecen en esta estadística.

De dónde vienen y a dónde van

De las ciudades que más visitantes reciben también se va mucha gente. Es lo propio de las zonas con mayor población. Las cinco comunidades que han recibido más trabajadores venidos de otros lugares han sido las de Madrid, Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

En Madrid y Cataluña ha entrado más gente de la que ha salido. De Madrid se han ido 17.053 trabajadores y han llegado 28.056, esto quiere decir que uno de cada tres cambios de residencia ha ido a parar a esta comunidad. En cuanto a Cataluña, se han ido 9.488 asalariados y han llegado 12.621.

El caso de Andalucía es distinto: se han ido más trabajadores de los que han llegado. Mientras que han venido a probar suerte en esta comunidad 9.239 asalariados, la abandonaban por un trabajo en otra zona 14.544. Esto supone un saldo negativo de 5.305 trabajadores, el mayor del país, aunque hay que tener en cuenta la cantidad de contribuyentes de esta región, por su dimensión muy superior a otras regiones.

Tal como comentamos el mes pasado, los que más se animan a moverse pese a tener un empleo son los más jóvenes. La incertidumbre del cambio y los pilares que se van asentando con la edad pesan más muchas veces que una carrera profesional más prometedora.

Hemos elaborado una infografía con los datos más relevantes sobre movilidad laboral entre trabajadores.

Movilidad-laboral 2015