Lograr la máxima pensión no es algo que dependa del trabajador asalariado. Aunque este puede contemplar ciertos aspectos de su nómina y negociar para conseguir una cotización más ventajosa. Si se trata de un trabajador autónomo, tiene más margen de maniobra. Te contamos de qué depende que se cobre más o menos jubilación y que aspectos penalizan y bajan esta retribución.

Como dato curioso, casi anecdótico, la pensión máxima de jubilación en 2018 se sitúa en la cifra de 2.580,1 euros al mes por catorce pagas. Solo la cobran el 9% de los pensionistas en España. Esta cifra contrasta con el porcentaje de pensionistas que no llegan a los 600 euros. Hablamos de más del 25% del total.

Cómo se calcula la pensión

La jubilación se calcula a partir de la base de cotización. Este concepto viene reflejado en la nómina.

El periodo en que se tiene en cuenta este concepto es cada vez más largo. Está previsto que a quien se jubile en 2022 se le hará el cálculo de la retribución en función de lo que haya cotizado en los últimos 25 años. Tal subida se está aplicando de manera escalonada. A los que se jubilen en 2018 se les tendrá en cuenta la base de cotización de los últimos 21 años. En 2012, un año antes de aprobarse la reforma que afectaría a este cómputo, el periodo que se tenía en cuenta era tan solo de 15 años.

Para calcular la cuantía de la jubilación hay que determinar la base reguladora. Esta consiste en hallar la media de las bases de cotización que mes a mes se ha ido reflejando en las nóminas durante el periodo de años que se exija (en 2018, como acabamos de decir, 21 años), excluyendo las pagas extra. Las bases se actualizan según el IPC en curso. Para ello, el Instituto Nacional de Estadística ha habilitado una herramienta que computa esta variable.

Qué penaliza en la jubilación

Qué penaliza a la hora de la jubilación

Una vez se ha computado el cálculo de la base reguladora de la jubilación, es el momento de aplicarla a la cantidad de años trabajados. Se cobra el 100% solo si se ha cotizado todos los años que se exigen. A fecha de 2018, se exige haber cumplido 65 años y 6 meses (en 2027 se exigirá haber cumplido los 67 años). Y solo se cobrará jubilación si al menos se han cotizado 15 años.

Ahora bien, jubilarse habiendo cotizado solo este número de años implica una penalización del 50%. Es decir, se cobrará la mitad de lo que se haya estipulado en el punto anterior. Este porcentaje irá incrementándose, pero no de una manera proporcional. Los meses trabajados de más, cada vez cuentan menos. Por ejemplo, si has trabajado 15 años y un mes, ese mes incrementa un 0,21% la cuantía. Sin embargo, si la jubilación viene a partir del 2027, cada mes adicional solo se incrementa un 0,19% y, además, a partir del mes 248, este porcentaje bajará al 0,18% por mes adicional.

Por jubilación anticipada se aplica un coeficiente reductor sobre el porcentaje del 100%. Si la causa del cese es involuntaria, es decir, si se trata de una jubilación forzosa, este coeficiente es de entre el 6% y el 7,5% menos al año. Si la causa es voluntaria, el porcentaje de reducción que se aplicará será de entre el 6,5% y el 8%. Conviene tener presente que para que se considere jubilación anticipada tienen que cumplirse una serie de requisitos, como por ejemplo, que la edad a la que se jubile sea solo dos años inferior a la que le corresponda en el caso de la voluntaria y de cuatro en el caso de la forzosa.

Cuándo aumentar la base de cotización si se es autónomo

Los autónomos tienen que tener una serie de cuestiones muy en cuenta a la hora de calcular lo que cotizan a la Seguridad Social si quieren cobrar el máximo de pensión. Ahora bien, hay un aspecto muy importante que no deben pasar por alto. A partir de los 47 años de edad la subida de lo que se paga a la Seguridad Social tiene restricciones.