LinkedIn, la red social para profesionales, acaba de lanzar LinkedIn Universidades. Este nuevo servicio será, según el comunicado oficial de la compañía, “la piedra angular para llevar de la mano a los estudiantes universitarios hasta sus primeras experiencias laborales de la forma más certera posible”.

Las nuevas páginas de Universidad son muy similares a las páginas de Empresa pero tienen alguna particularidad específica.

La compañía pretende reunir en estas páginas toda la información posible (ojo, información útil alejada de la información de tipo administrativo o institucional) sobre una universidad determinada. Actualmente apenas hay aún 200 universidades (ninguna española) con su perfil actualizado de las 23.000 que hay en todo el mundo. Y el público objetivo de estas páginas deben ser los estudiantes de secundaria que buscan información sobre una determinada universidad o sobre los alumnos o exalumnos de la misma. Y ahí estriba la diferencia fundamental con las páginas web corporativas de las propias universidades. En la posibilidad que ofrecerá LinkedIn para que exalumnos, alumnos y futuros alumnos puedan interactuar: conversar, pedir cartas de recomendación o consejos sobre su futuro académico.

Las páginas de Universidad permite saber los alumnos matriculados en cada institución, datos demográficos, cuantía de las matrículas, personalidades que han salido de esas aulas, incluso el nombre de las principales empresas donde acaban trabajando los estudiantes de una determinada licenciatura.

Y todo ello desde la interfaz propia de LinkedIn, para que los estudiantes se vayan familiarizando desde el principio con ella. De esta forma, los adolescentes pueden comenzar a crear un perfil profesional con su propio currículum.

Así a bote pronto se nos ocurren varios usos que un buen estudiante, educado y correcto, podría darle a la plataforma:

… contactar con futuros compañeros de clase,
… obtener información de primera mano con estudiantes actuales sobre algún aspecto de la vida académica,
… pedir consejo para saber si matricularse en una asignatura determinada con tal o cual profesor,
… estar al tanto de la agenda de eventos dentro del campus,
… explorar universidades de todo el mundo,
… contactar con estudiantes locales si vas a estudiar en el extranjero para resolver cuestiones logísticas,
… networking, ponerte en contacto con los mejores alumni o con determinados profesionales que estudiaron en tu misma universidad,
… crear grupos con otros alumnos, profesores, familiares y amigos que les sirvan de guía en su desarrollo académico y profesional

Y todo ello con la ventaja añadida de tratarse de un camino de ida y vuelta. Así, por la misma regla de tres, empresas o empleadores pueden llevar un cierto marcaje a los mejores estudiantes. Y no sólo ello, a través de herramientas específicas como LinkedIn Recruiter ó LinkedIn Checkin, las empresas podrán localizar y hacer este seguimiento más fácilmente. También podrán publicar ofertas laborales o prácticas.

La puesta en marcha de LinkedIn University obligará a la compañía a cambiar algunas de las normas básicas de su funcionamiento. Por ejemplo, la edad de acceso. Ya que es un servicio pensado fundamentalmente para los futuros estudiantes tendrá que cambiar su política de uso y rebajará la edad de acceso hasta los 13 años (aunque esta edad variará según países) a partir del próximo 12 de septiembre. Eso sí, los menores tendrán una configuración predeterminada diferente para limitar la información pública y la comunicación no deseada.