Cuando una puerta se cierra se abre una ventana. Esta es una de las ideas que inspira el outplacement o la recolocación. Miles de personas están siendo despedidas como consecuencia de la bajada de la producción y los servicios por la crisis del coronavirus. Sin embargo, hay sectores que necesitan de forma inmediata trabajadores para ampliar sus plantillas por el incremento repentino de su producción como consecuencia del mismo escenario. El outplacement viene en su ayuda.

Outplacement o recolocación, una oportunidad para maximizar el talento

El outplacement es el proceso de reincorporación al mercado laboral de un trabajador afectado, principalmente aunque no solo, por un despido colectivo. La ley exige que las empresas de más de 50 trabajadores que inicien un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) recurran a un servicio de recolocación de los trabajadores despedidos para que estos se incorporen en las mejores condiciones y lo antes posible a otras empresas.

Las empresas que se especializan en procesos de outplacement suelen completarlo en dos fases. En la primera se evalúan y definen las competencias del aspirante, teniendo en cuenta sus expectativas laborales. En la segunda, se inicia un programa de adecuación a las nuevas necesidades, mediante un refuerzo su formación para orientar su perfil profesional. Se presentan ofertas laborales y se ofrece asesoramiento personalizado la búsqueda de empleo.

Encontrar un puesto de trabajo tras un despido es uno de los principales objetivos de una persona en su faceta laboral. Según los datos aportados por el estudio realizado por la empresa de outplacement LHH (Lee Hecht Harrison) el tiempo medio en encontrar un empleo se reduce en un 58,5% cuando se utilizan los servicios de recolocación. En la práctica, esto convierte el tiempo medio en encontrar un nuevo puesto de trabajo en 6,5 meses cuando, sin recurrir a estos servicios, el tiempo medio es de 13,7 meses, según su análisis.

El cambio de las ofertas de empleo entre abril de 2019 y abril de 2020

La urgente necesidad de empleados en determinados sectores motivada por la crisis de la COVID-19 ha impulsado a LHH a realizar un estudio comparativo de dos periodos. Puede verse de esta manera el impacto que ha tenido esta crisis sanitaria sobre el mercado laboral y el importante papel que puede jugar un servicio de recolocación.

El estudio compara los periodos del 9 de marzo al 5 de abril de los años 2019 y 2020. Según los datos recogidos, los sectores que han absorbido en mayor medida la fuerza laboral que se ha visto expulsada al desempleo por la crisis del coronavirus han sido la fabricación industrial de instrumentos y materiales destinados a la sanidad, el sector servicios, en concreto, el sociosanitario, lavandería y contact center y, por último, el de farmacia y biotecnología. Entre los tres han asumido el 37% de las recolocaciones.

Otro dato relevante que observa el documento es el freno de participantes, en comparación con el año pasado, en programas de recolocación de trabajadores procedentes del sector IT y telecomunicaciones. En abril de 2019 un 25% de los trabajadores que integraban los procesos de outplacement provenían de ese sector. En abril de 2020 solo han sido un 6%. La explicación se encuentra en que la oferta en el mercado laboral de estos profesionales ha sido muy dinámica. Muy probablemente motivada por la necesidad de la implantación de teletrabajo en muchas empresas.

Los sectores que más empleo han generado durante la crisis del COVID-19

En el ranking de sectores que más han requerido de nuevas incorporaciones el sector IT y telecomunicaciones ha sido el que más puestos de trabajo ha generado, con un 17% de las vacantes de empleo. A continuación, el sector de la medicina y salud, con un 9,5% de las vacantes entre el 9 de marzo y el 5 de abril de 2020. Las ofertas de empleo en ventas han supuesto un 8,5%, la ingeniería, un 8% del total los empleos generados, y el sector de la logística y distribución, que ha absorbido a un 7% de los trabajadores entre el 9 de marzo y el 5 de abril de 2020.

La producción ha sido el área de empresa que más trabajadores ha recibido durante el periodo analizado, con un 53%. De hecho, el operario de producción ha sido el perfil más demandado consiguiendo un 15% de los puestos de recolocación.

En momentos donde el mercado laboral sufre un gran impacto como pudo ser la crisis del 2008 o la actual crisis sanitaria, los servicios de recolocación cobran una especial importancia porque facilitan la reorientación del perfil profesional de los trabajadores despedidos. Se proporcionan nuevas oportunidades laborales y las empresas ganan un talento muy valioso.