Tener una profesión curiosa o rara es garantía de conversación en reuniones y fiestas. Son empleos donde la demanda es minoritaria pero que normalmente son muy bien remunerados porque escasean las personas que se adaptan al perfil requerido. Por ejemplo Oficial de protección planetaria, un empleo ofrecido recientemente por la agencia espacial estadounidense, la NASA, cuya tarea principal consiste en evitar la contaminación que la exploración espacial produce en el planeta.

Como podrás imaginar el perfil que se requiere para este puesto de trabajo en la NASA tiene que ver con una formación muy exigente en ingeniería, ciencias físicas o matemáticas, conocimientos avanzados en protección planetaria, planificación, ejecución o supervisión de programas espaciales además de habilidades propias de la diplomacia para poner de acuerdo a los diferentes países en determinados aspectos para mantener la basura espacial a raya. Y no está mal remunerado, ofrecen entre entre 124.406 y 187.000 dólares por año (104.854 y 158.000 euros). Hay una plaza vacante por si te animas.

Sin necesidad de llegar a ese nivel de especialización te contamos algunos ejemplos más de profesiones curiosas.

Profesiones donde encontrar un candidato harán gritar eureka al reclutador

  • Sommelier del automóvil: El característico olor que impregna los coches cuando son nuevos no es fruto de la mezcla de materiales que lo componen. Expertos en aromas investigan sobre cuál será la fragancia que matice el olor a plásticos, pintura y pegamento de los autos recién estrenados. Finas narices que hacen del talento y conocimientos de quienes las portan expertos muy valorados en la industria automovilística. Lo cierto, es que el mundo del motor siempre tiene perfiles de lo más variado. Descubre algunas de las ofertas de empleo relacionadas con el mundo del motor.
  • Limpiadores de escena de crimen. Hay profesiones para las que hay que tener cierta fortaleza de ánimo y ser poco melindroso. Estos son los limpiadores de la escena de un crimen, muertes desatendidas o suicidios. Una vez que una orden judicial da luz verde para acceder al lugar una serie de profesionales se ocupan de dejar la estancia como estaba. Eliminan restos de sangre y otras sustancias biológicas. No es un trabajo que pueda hacer cualquier empresa de limpieza ya que requiere una serie de conocimientos y dificultades añadidas no apta para inexpertos.
  • Buzo profesional. Sumergirse en el agua puede ser una actividad recreativa de lo más placentera. Pero no siempre un buzo se introduce en el agua para filmar o disfrutar de ver la vida marítima. Hay personas que trabajan bajo el agua haciendo reparaciones en embarcaciones, controlando voladuras subacuáticas o realizando soldaduras. Dependiendo de si se adentran en alta mar o lo hacen en los puertos y de la actividad que desarrollen se especializan en pequeña, mediana o gran profundidad. Si esta opción, te interesa, echa un vistazo a los cursos de buceo que te proponemos.
  • Catador de comida para mascotas. Mientras los animales no aprendan a hablar será necesario que un ser humano pruebe la comida de las mascotas para calibrar si el sabor que tiene cada bocado será del agrado de los paladares perrunos y gatunos. Los propios catadores humanos aseguran que no, no está especialmente bueno, pero el amor por los animales todo lo puede, y una especialización que puede ser una jugosa fuente de ingresos, es una opción que puede explorarse si nuestra formación tiene que ver con la industria alimentaria.
  • Empujador de trenes: La masificación en las grandes ciudades tiene su emblema en el transporte público. Personas hacinadas en trenes y autobuses se acumulan en las grandes ciudades en las horas punta. A determinadas horas como la llegada a los trabajos hay personas que se ocupan de rentabilizar al máximo el espacio de un vagón por lo que empujan hasta hacer hueco para que quepa el máximo de personas. Pero no solo se emplean en acomodar a las personas, también vigilan que no se quede nadie atrapado entre las puertas. En países como Japón es muy habitual.
  • Psicólogo canino. La relación de los humanos con mascotas provoca beneficios a ambas partes pero también problemas e inconvenientes. Traumas, problemas de convivencia, conductas obsesivas y repetitivas y depresión son los principales motivos de consulta y tratamiento que tratan de resolver estos profesionales. Los psicólogos caninos son especialistas con formación en etología (comportamiento animal en su medio) y veterinaria y son expertos en técnicas de modificación de conducta. Mira aquí cómo puedes formarte para convertirte en este tipo de experto.
  • Halconero. Los alrededores de los aeropuertos son lugares que deben permanecer libres de aves para evitar el impacto con los aviones en los momentos de aterrizaje y despegue. Los halconeros se ocupan de mantener el espacio aéreo libre de fauna de una forma eficaz a través de la cetrería, es decir el entrenamiento de halcones que disuaden con su presencia de que el resto de aves atraviese las zonas de aterrizaje y torres de control para que la seguridad sea máxima.

Pero si tu perfil es algo más común busca entre nuestras ofertas un empleo que se ajuste a tus preferencias.