La tasa de desempleo juvenil a nivel mundial es tan preocupante (un 37% de los desempleados son jóvenes) que ya se están empezando a tomar medidas entre varios países para tratar de reducirlo. Una de ellas es la Red Mundial de Agrendizaje GAN, que se presentó en España hace unos días, y cuyo objetivo principal es potenciar iniciativas que impulsen las oportunidades laborales dirigidas a los jóvenes.

¿En qué beneficia estar dentro de la GAN?

La mayor parte de las acciones que promueve la GAN se centran en fomentar la empleabilidad y las competencias entre los jóvenes. También apoya el intercambio de conocimientos, las buenas prácticas y las alianzas entre países y con las empresas y sindicatos de trabajadores. Las medidas que se están empezando a poner en marcha sientan las bases para una cooperación internacional orientada a lucha contra el desempleo juvenil.

España es el tercer país que se une a la iniciativa, después de haberlo hecho Indonesia y Turquía. En la presentación, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, señaló la necesidad de apostar por el empleo “estable y decente” para los jóvenes españoles. Puso de ejemplo países donde los sistemas de aprendizaje forman una alianza con las empresas y funcionan con éxito, como en Austria, Alemania o los Países Bajos.

Destacó cuatro elementos para elaborar un plan de acción efectivo:

  • Dar a los aprendices estatus de trabajador “en un marco jurídico claramente definido”.
  • Fomentar el diálogo social para diseñar sistemas de formación que cuenten con todas las partes, incluyendo empleadores y sindicatos.
  • Repartir costes entre el sector público y el privado.
  • Ofrecer oportunidades a los jóvenes para “ganarse la vida aprendiendo en diversas profesiones”.

De esta manera, se trata de evitar que se genere un “estigma” que permanecerá a la largo de toda la vida laboral de los que empiezan a trabajar ahora.

Reforzar la FP dual

Son muchos los datos que indican que mejorar el nivel de estudios aumenta las posibilidades de encontrar un empleo. Los de la Encuesta de Población Activa concluyen que las personas con menor nivel formativo tienen una tasa de desempleo casi tres veces superior a la de aquellas con estudios superiores. La tasa de paro de quienes tienen estudios superiores es del 14,2%, mientras que la de quienes no han superado la educación secundaria es del 33%.

Según la secretaria general de la patronal CEOE, Ana Plaza, las empresas no encuentran jóvenes con las cualificaciones específicas que se necesitan. La secretaria de Estado, Engracia Hidalgo, ha señalado también la necesidad de seguir impulsando la FP dual para cubrir esta brecha.

Desde que en 2012 entraran en vigor los contratos de formación y aprendizaje, se han registrado 379.000 contratos. Más de 140.000 jóvenes tuvieron un contrato de formación dual en 2014. Según Hidalgo, esto demuestra que la formación dual “está dando resultados”.