Seguro que ya has probado a enviar currículums muy formales y estándar, y estás esperando día tras día una respuesta a tu candidatura. Quizá si incluyes un cambio disruptivo en la forma de tu currículum consigues un mayor y mejor impacto. Atrévete a modernizar tu CV en cinco pasos.

1. Juega con la composición

Los modelos de CV modernos lo hacen a menudo, colocan unos elementos mucho más grandes que otros, por ejemplo. Pero ten en cuenta que no lo hacen de manera indiscriminada, por eso tú también debes seguir un criterio. Una opción es dividir en “cajas” los distintos apartados. La de “Experiencia profesional” seguramente es más grande que la de “Datos personales”, y así con cada sección.

La gracia está en disponerlas de forma atractiva. Si no se te ocurre cómo, puedes basarte en la sección áurea o en la regla de los tercios. Encontrarás mucha información sobre estas retículas en Internet. Un consejo: coloca en el área inferior derecha (no demasiado abajo) la información que quieres que destaque, pues el primer golpe de vista se va primero a esta zona.

2. Atrévete con el color

El color siempre llama más la atención que un documento donde reine el blanco y negro sin ninguna estética. Ahora bien, se corre el riesgo de que quede caótico, desordenado y, si no está bien elegida la combinación, incluso hortera. Esto no te favorece.

Pero hay solución, puedes acudir a paletas de color ya creadas que encontrarás a cientos, a poco que introduzcas este término en el buscador. Estas paletas te proponen combinaciones de colores que suelen ser armónicas, o bien disonantes, depende de la imagen que se quiera dar, pero siempre estéticas.

Has de tener en cuenta que puede que impriman tu CV en blanco y negro. Conviene que hagas tú la prueba antes y veas si en blanco y negro también funciona o qué inconvenientes encuentras (por ejemplo, que la letra no destaque sobre el fondo).

3. Busca el tipo de letra perfecto

Si no has diseñado en tu vida, vas a perder un montón de tiempo tratando de encontrar tipos de letra que combinen. Es preferible que copies directamente lo que otros han elegido y que ya ves que queda bien. Con una búsqueda rápida en la red vas a dar con combinaciones de tipografías que tienen un aspecto profesional.

Además, muchas de ellas se basan en fuentes gratuitas, como las de Google Fonts, que puedes instalar en tu equipo. Eso sí, ten la precaución de enviar el CV como pdf, no como documento editable. Vas a evitar todas las incompatibilidades que puedan surgir entre tu equipo y el de los reclutadores.

4. Cambia el cómo lo dices

No hay por qué redactar el currículum siempre de la misma forma. Si se te da bien la comunicación escrita, puedes atreverte con un texto que tenga algo más de gancho. A veces un tono desenfadado, sin ser ordinario, pega con el tipo de puesto que vas a desempeñar.

Trata de fijarte en los textos que veas escritos en anuncios y publicidad de referencia. La moda también afecta a la forma en la que nos expresamos por escrito. Intenta imitar esos matices y busca la manera de adaptarlos a tu CV. ¿No es más atractivo decir “Experiencia trabajando con dedicación” que “Experiencia profesional”?

5. Emplea iconos visuales

Imagina que tienes que leer un montón de CV… probablemente te aburrirías. No es una lectura placentera, el único propósito que tiene es discriminar candidaturas. Tienes la oportunidad de facilitar enormemente la lectura a los reclutadores empleando iconos, te lo van a agradecer.

Por ejemplo, en lugar de poner “Inglés, nivel avanzado”, se puede poner “Inglés” y al lado cuatro o cinco estrellas. O bien, en vez de “Teléfono” o “Correo-e”, sus iconos correspondientes. Reduce texto donde puedas, pero sustituye solo por imágenes que sean realmente icónicas, que no den lugar a confusión.

Resumen visual sobre cómo modernizar tu CV

Hemos elaborado una infografía sobre cómo hacer un currículum moderno y atractivo, con todos los pasos que hemos ido comentando. Puedes inspirarte en este material y tomar ideas para modernizar tu CV en estas fechas.

como modernizar tu CV