El éxito de las lanzaderas que se pusieron en marcha el año pasado y el que ha tenido desde su fundación en 2013, unido a su eficiencia a la hora de actuar contra el desempleo juvenil, han sido los argumentos de peso para contar con el apoyo del Fondo Social Europeo y hacer posible la puesta en marcha de 548 lanzaderas en cuatro años repartidas por todo el país.

El objetivo del programa Lanzaderas de Empleo que lleva a cabo la Fundación Santa María la Real, presidida por José María “Peridis”, es esta vez mucho más ambicioso. Se prevé ayudar hasta a 15.000 personas desempleadas.

Las acciones están destinadas a promover el empleo entre varios colectivos, no solo con jóvenes en paro, sino también mayores de 45 años, parados de larga duración o que vivan en zonas rurales, mujeres con dificultades de acceso al mercado laboral, inmigrantes, personas discapacitadas, entre los principales.

Para poder llevar a cabo esta misión, el proyecto requiere 17,6 millones de euros. Más del 70% será financiado por el Fondo Social Europeo y el resto se completará con la aportación tanto de administraciones públicas de carácter regional y local como de entidades privadas.

Cómo será el proceso

Está previsto que se formen equipos de 25 personas desempleadas por cada lanzadera. Se seleccionarán distintos perfiles profesionales y diferentes trayectorias de formación.

Durante este año se activarán 170 lanzaderas; en 2017, se sumarán 164 más; en 2018, la cifra aumentará en 124 lanzaderas, y el último año de la campaña, se promoverán 90 lanzaderas más.

Qué se hace en una lanzadera

La idea que hay detrás de toda esta iniciativa, y que ha supuesto la clave de su éxito, es plantear la búsqueda de empleo de una forma diferente. Los desempleados no mantienen una actitud pasiva como sucede en los sistemas clásicos de colocación.

Durante 5 meses los participantes en la lanzadera se reunirán cada semana. En las sesiones contarán con la orientación de un coach que les guiará en su búsqueda de empleo. Estas reuniones grupales serán además una oportunidad para reforzar las habilidades de cada uno con el apoyo del resto de los compañeros.

Lo que se propone es que los desempleados conozcan nuevas herramientas que les ayuden a mejorar su empleabilidad para integrarse o reintegrarse en el mercado laboral habiendo añadido valor a su perfil.

En concreto, estas son algunas de las actividades que se llevarán a acabo:

  • Habrá sesiones que simulen entrevistas de trabajo y procesos de selección colectivos.
  • Se promoverán encuentros con empresas de la zona.
  • Se diseñarán itinerarios personalizados para estudiar la empleabilidad.
  • Se potenciarán las habilidades de comunicación y la creación o mejora de la marca personal.
  • Habrá sesiones de coaching y de inteligencia emocional.

La puesta en marcha de cada lanzadera dependerá en parte de las agendas de cada región. Puedes seguir las novedades del programa desde la web oficial.