Tanto si eres estudiante, que pronto se incorporará al mercado laboral, como si eres un profesional seguro que estás presente en esta red profesional. Por eso hoy queremos compartir con vosotros unos consejos para gestionar vuestra privacidad y controlar algo que nunca está de más: el rastro digital que dejamos.

Aunque todas las cuentas de LinkedIn están protegidas por una serie de comprobaciones automáticas diseñadas para evitar que inicien nuestra sesión sin autorización y para mantener nuestros datos seguros te vendrán bien estas recomendaciones:

1. Actualiza la configuración de privacidad de tu cuenta para saber qué información compartes y con quién.

Además de las opciones de seguridad del propio sitio para proteger nuestra información, en LinkedIn hay otras opciones de privacidad adicionales que se pueden activar o desactivar dependiendo de lo que queramos compartir, mostrar y recibir. De vez en cuando podemos echar un vistazo a la configuración actual de nuestro perfil para asegurarnos de que es la acertada según nuestras intenciones.

Éstas son algunas de las opciones que encontramos en la configuración:

–    Encender o apagar la actividad de nuestro muro: Si no queremos mostrar los nuevos contactos, los cambios que hacemos en el perfil, las empresas que seguimos, o las conexiones recomendadas por el sistema, tendremos que desactivar esta opción.

–    Seleccionar lo que otros pueden ver cuando veamos su perfil: Cuando visitamos los perfiles de otros usuarios, éstos pueden ver nuestro nombre, foto y descripción, dependiendo de nuestra configuración. Si queremos mantener el anonimato o, simplemente, una mayor privacidad, podemos optar por activar la información del perfil anónimo relacionada con el sector de nuestra actividad, o aparecer como un miembro de LinkedIn anónimo.

–    Seleccionar quién puede ver nuestros contactos: Podemos elegir entre permitir ver los nombres de nuestros contactos con el resto de usuarios de primer grado , o hacer las conexiones visibles sólo para nosotros.

–    Cambiar la foto de perfil y visibilidad: Aquí podemos decidir si queremos que nuestra foto sea visible para los contactos de primer nivel, todos, o cualquier usuario que visite nuestro perfil.

2. Activar la opción Verificación en dos etapas para inicio de sesión: Si activamos esta opción cerraremos sesiones en cualquiera de los otros dispositivos donde hayamos iniciado sesión previamente. El sistema nos pedirá que introduzcamos un código de verificación la primera vez que inicies sesión en un dispositivo nuevo o en la aplicación móvil de LinkedIn. La verificación en dos etapas es una forma segura para proteger nuestras cuentas, ya que puede reducir considerablemente el robo de identidad y el acceso no autorizado a información sensible, porque la gran mayoría de cuentas quedan descubiertas cuando se accede desde ordenadores o dispositivos nuevos o desconocidos.

3. Activar el sistema de navegación segura (HTTPS) para utilizar una conexión segura cuando navegues por LinkedIn: HTTPS es un protocolo web encriptado utilizado ampliamente que permite que la transferencia de datos se realice confidencialmente así como la identificación del sitio web de forma segura. Se trata de una medida de protección recomendable si te conectas a LinkedIn de forma periódica en puntos de acceso WiFi como bibliotecas, cafeterías o aeropuertos.

4. Cambiar periódicamente la contraseña para salvaguardar la cuenta de LinkedIn.

Aquí van unas buenas prácticas:

> Cambiar la contraseña cada pocos meses

>No usar la misma contraseña para todos los sitios que visitamos
>No utilizar palabras del dicionario
>Piensa en una frase significativa, una canción o un presupuesto y conviértelo en una contraseña fuerte utilizando la primera letra de cada palabra.
>Añadir al azar mayúsculas, puntuacion o símbolos.
>Sustituir letras por números que parezca similares (por ejemplo, sustiir “O” para “0” o “3” por “E”).
>No facilitar nuna la ontraseña a otras personas. Siempre es mejor anotarla.
>Salir de la cuenta después de utilizar un ordenador que no sea el nuestro.

5. Cuidado con el phishing y los correos electrónicos de spam que solicitan información personal o sensible: El phishing es una táctica común usada por delincuentes para robarnos información y dinero, por lo que es recomendable estar atento a los correos electrónicos fraudulentos. LinkedIn nunca nos pedirá información personal o financiera confidencial por correo electrónico. Hay algunas pistas para saber con certeza si un mensaje es LinkedIn:

> Todos los mensajes que recibamos de LinkedIn tedrán un pie de página de seguridad
> Por lo general, no es recomendable abrir archivos adjuntos o hacer clic en enlaces de un correo electrónico que parece sospechoso, o que viene de una persona o empresa desconocida.

Más indicadores que señalan que el correo que recibamos no es legítimo de LinkedIn:

>  Si el mensaje indica que abramos un archivo adjunto de correo electrónico o instalalemos una actualización de software. LinkedIn nunca pedirá tal cosa.
>  Si el mensaje tiene faltas de ortografía y errores gramaticales
>  Si el mensaje contiene una amenaza de algún tipo, como por ejemplo, “Su cuenta será eliminada a menos que …”

Antes de hacer clic en cualquier enlace de un correo electrónico es aconsejable asegurarse hacia donde dirige. Si un correo electrónico afirma provenir de LinkedIn y nos lleva a otra página web, pero de nuevo redirige a la página web de LinkedIn, puede tratarse de un intento de phishing.