El gobierno ha anunciado la creación del Número de Identificación del alumno como herramienta para la identificación y el análisis de la trayectoria formativa del alumnado con el fin de poder optimizar los recursos y tener capacidad para prevenir, intervenir y compensar el abandono escolar temprano.

España reduce su tasa de abandono escolar un 7,3% desde 2011

El abandono escolar temprano hace referencia a aquellos jóvenes entre 18 y 24 años que no han completado la Educación Secundaria de segunda etapa y no siguen ningún tipo de educación o formación. Este indicador ha sido consensuado por los países de la UE con el fin de acordar un criterio que permita comparar, analizar y evaluar para mejorar los datos de escolarización de la ciudadanía europea.

En el año 2013 España, en su compromiso con el Marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (ET2020) diseñó el Plan para la Reducción del Abandono Educativo Temprano que pretende reducir la tasa de abandono escolar temprano al 10% antes del 2020. Actualmente (2017) este dato se cifra en el 18,2%, uno de los más altos de Europa, concretamente, el segundo empezando por el final de la tabla que le corresponde a Malta. Pero el porcentaje ha mejorado considerablemente desde 2008 año en la que la tasa se situó en el 31,7%. La buena noticia es que Portugal (9%) y España  (7,3%) son los países del entorno europeo que más han visto reducido la tasa de abandono temprano desde el 2011.

En cuanto a la media de los países de la UE, los datos más recientes (2016) señalan que la tasa de abandono escolar temprano es del 10,7% muy cerca ya del objetivo propuesto para el 2020.

Lucha contra el abandono escolar

Islas Baleares la comunidad con mayor índice de abandono escolar temprano

Las diferencias entre comunidades son significativas. La tasa más alta de abandono escolar la soportan las Islas Baleares con un 26,8%. En esta comunidad uno de cada cuatro jóvenes abandona su formación antes de los 24 años. Por el contrario, en el País Vasco se alcanza tan solo una tasa del 7,9%, la más baja del país y ya muy por debajo del objetivo propuesto para Europa en el 2020.

Estos datos parecen reforzar la teoría que se apunta desde el Ministerio sobre el tipo de empleo que se ha impulsado durante los años de la crisis. Señalan que uno de los principales motivos para tener esta alta tasa de abandono es reflejo del modelo productivo ya que la hostelería, el turismo y la construcción, tienen un gran peso en el mercado laboral y son sectores con requisitos de formación mínimos.

La implantación del Número de Identificación del alumno no solo hará posible personalizar el curriculum formativo con las necesidades específicas de cada joven entre 18 y 24 años si no que también permitirá valorar el grado de equidad y segregación de los centros escolares.

 Medidas para la reducción de la tasa de abandono escolar temprano

Entre las recomendaciones para reducir la tasa de abandono escolar temprano se encuentran medidas que tienen en cuenta la prevención, la intervención y la compensación con el objetivo de afrontar el problema desde el máximo de frentes.

En cuanto a la prevención el grupo de expertos que constituyeron el grupo de trabajo que elaboró las directrices para conseguir el objetivo para el 2020, se encuentran el asentamiento de una buena calidad en la educación infantil. Hay evidencias de que un buen nivel educativo en las primeras etapas favorece el desarrollo de las competencias en etapas posteriores. También prevendrá el abandono escolar temprano la creación de una formación profesional atractiva y de calidad  ya que favorecerá el compromiso con la educación por parte de la juventud.

En cuanto a la intervención se recomienda, entre otras medidas, métodos de aprendizaje enfocados en las necesidades de cada alumno. Y, por último, en lo referente a la compensación para alumnos que han abandonado su formación el posibilitar el regreso a ella facilitando segunda oportunidad.